Tomás Plomer y Luisa Tortella, ayer en los juzgados. | Jaume Morey

5

Altos cargos del Instituto de Estrategia Turística (Inestur) acordaron «vestir» varios expedientes tramitados por ese organismo público tras la condena al ex diputado Bartomeu Vicens por una pieza separada del 'caso Son Oms'.
La Sala de lo Civil y Penal del Tribunal Superior de Justicia de Balears condenó el pasado mes de diciembre a Vicens a cuatro años y medio de prisión por los delitos de prevaricación y malversación de fondos públicos a raíz del pago de de 12.020 euros públicos a su contable, Tomás Martín, para elaborar un estudio sobre el valor del suelo a cambio y que fue plagiado íntegramente de Internet.
Las primeras declaraciones ante la juez del 'caso Voltor' tras el levantamiento del secreto del sumario, realizadas ayer por imputados y testigos, dejaron al descubierto numerosas irregularidades en el Inestur durante esta legislatura.
Las testigos Joana María Cerdá, asesora jurídica y que tramitaba los expedientes menores (de importes entre 3.000 y 18.000 euros), María del Mar Moratal, técnica en Estadística, explicaron que tras la sentencia condenatoria a Vicens había mucha preocupación. Por ello, se celebró una reunión en las que les ordenaron que buscaran «las justificaciones de todos los expedientes», entre ellos, el de Tomás Plomer, concejal de Turisme en el Ajuntament de Sóller.
«Pegar y copiar»
Según las testigos, a este encuentro asistieron asesoras jurídicas del Inestur, el gerente del Instituto, Antoni Oliver y la directora de Àrea, Luisa Tortella, quienes estaban «asustados» por la condena a Vicens. En esa reunión Luis Tortella le dijo a María del Mar Moratal que «se inventara un informe sobre las pantallas táctiles» (el proyecto presentado por el concejal Plomer y por el cuál cobró 12.000 euros).
Asimismo, ambas testigos fueron interrogadas por el libro «Los visionarios del Caribe», escrito por los periodistas Mario Morales, de Diario de Mallorca, y Juan Luis Ruiz Collado, de Ultima Hora.
Luisa Tortella, que declaró como imputada, afirmó que la contratación del libro «fue una orden que vino directa de la Conselleria (de Turisme), aunque el contrato se formalizó a través de Inestur».
Dijo que Morales, imputado en la causa, cobraba por realizar informes trimestrales sobre el sector turístico, aunque la testigo María del Mar Moratal afirmó que el periodista realizaba esos informes utilizando la fórmula de «copiar y pegar».
Tortella, asimismo, confirmó que recibió indicaciones de Antoni Oliver de formalizar un contrato menor con Tomás Plomer para instalar pantallas táctiles. El 'caso Voltor' se dividirá en piezas separadas debido a la extensión y complejidad del sumario.