La ex presidenta del Parlament nos recibió en su casa del Passeig Marítim de Palma. | Teresa Ayuga

En la segunda parte de la entrevista realizada a Maria Antònia Munar el pasado sábado en su domicilio de Palma, la ex presidenta del Parlament y de UM sostiene que nunca pactó con Antich para blindarse de asuntos judiciales e insiste en que pactó con el PSOE por los ataques del PP durante la campaña electoral. Munar sostiene que su actividad política ha perjudicado a los negocios de su marido. Y asegura que la mayor parte de su patrimonio lo tiene desde antes de dedicarse a la política.

-¿De dónde viene su patrimonio?
-Yo ya vivía en esta casa del Passeig Marítim y tenía propiedades en Costitx. No hemos empezado de cero. Mi familia tenía dinero y la de mi marido todavía más. No tengo que esconder nada. El piso del Passeig Marítim lo compramos hace 28 años. También teníamos un solar en Costitx, que después vendimos. Y yo no tenía ningún cargo político relevante.

-¿Teme que se encuentre alguna irregularidad con Can Domenge?
-Espero que no. Yo creo que en Can Domenge se hizo todo bien, que el Consell actuó correctamente. Yo no di información a nadie. Ni a Sacresa ni a ninguna otra empresa.

-¿Cree que todos estos procesos judiciales en contra de UM comenzaron por la denuncia de un particular que tenía intereses en Son Oms?
-Yo no tengo constancia de nada en concreto. Lo que sí sé es que cuando hice el pacto con el PSOE decían que era para evitar problemas judiciales de cara al futuro. La prueba de que yo desconocía todos estos asuntos judiciales es que cuando pacté, y lo pueden confirmar Antich, nunca hable de los temas judiciales. Nunca se puso sobre la mesa. Y también lo puede confirmar el fiscal jefe o los fiscales anticorrupción. Yo nunca pensé que podía ser un tema que me afectara. Por lo tanto creo que ha sido fruto de muchas cosas y sobre todo de una campaña muy dura contra UM y en contra de mí de El Mundo.

-¿Cómo empieza su enemistad con 'El Mundo'?
-No me sometí a peticiones como la de pedir perdón a Pedro J. Ramírez en nombre del pueblo de Mallorca (por lo sucedido en la piscina de Costa del Pins). Si hubiese dado subvenciones a sus periódicos, que no eran de aquí, y si no hubiera tenido buenas relaciones con el Grupo Serra, la enemistad con El Mundo posiblemente no se hubiese producido nunca.

-¿Fue un bulo que UM pactó con el PSOE para blindarla ante la Fiscalía?
-No sé de dónde surge y me gustaría saberlo. Si alguien sabía algo sobre este tema me lo tendría que haber comentado a mí, pero le aseguro que yo nunca pacté con Antich para blindarme de temas judiciales.

-¿Negoció con algún dirigente socialista nacional?
-Tampoco. No hablé con nadie.

-¿Sabe si le están investigando su patrimonio?
-No es necesario que se investigue. La Agencia Tributaria conoce mi patrimonio, el de mi marido, y el de toda mi familia. Y no tengo ninguna propiedad en el extranjero.

-¿Ha temido en algún momento que le pueda pasar lo mismo que a Matas, que se puedan hacer registros en su domicilio?
-Bueno, la casa que tengo es de hace 28 años y la conoce mucha gente. Sería un poco absurdo que puedan venir a conocerla ahora, pero siempre se puede pensar que cosas tan desagradables pueden ocurrirte. También lamenté el registro la casa de Matas en plena Nochebuena.

-Por cierto, ¿es tan grande como han dicho la caja fuerte que tiene en su casa?
-Esto es otro bulo y otra mentira de El Mundo. Lo que yo tengo es una caja fuerte en mi vestidor de 60 por 80 centímetros, empotrada dentro de un armario. Nada más.

-También ha sido acusada de beneficiar desde el Consell a la empresa de su marido a través de las carreteras...
-Mi marido tenía una empresa desde 1979 que se llamaba BAMUSA, que anteriormente funcionaba con otro nombre, que se dedicaba a la explotación de minas de carbón. Con la misma maquinaria se hizo obra pública. Por incompatibilidades cuando yo tuve cargos políticos, la empresa se dedicó al transporte. Y entre las cosas que se transportaban había carbón y grava. Cuando yo fui presidenta se hicieron carreteras y se consumía grava, pero no había una relación directa entre el Consell y la empresa. No se hacían carreteras para consumir grava. Mi marido nunca tuvo contratos directos con ninguna institución. ¿Alguien cree que cuando se constituyó BAMUSA pensaron que yo presidiría el Consell y que se harían carreteras? Es demencial.

-Por lo tanto, ¿cree que los negocios de su esposo se han visto perjudicados por su actividad política?
-Claramente, los negocios de mi esposo se han visto perjudicados. Hubiese podido ganar más dinero sin tener toda la atención encima. En estos momentos nos sentimos perseguidos.

-¿Se arrepiente de haber pactado con Antich en 2007?
-Hay un dicho mallorquin que dice «en acabar comptarem». Desde el punto de vista personal, Antich ha tenido un trato correcto conmigo. Y yo también con él.