Aina Calvo, en un pleno del Ajuntament de Palma

3

La reforma Pere Garau será uno de los protagonistas del próximo pleno, ya que PP y UM presentarán propuestas sobre este tema. Ambos partidos, exigen a la alcaldesa Aina Calvo que consensúe el proyecto, que no cuenta con el visto bueno de los vecinos y comerciantes de la zona.
Los populares incluso van más allá que los uemitas y en su propuesta exponen textualmente que «el pleno acuerda suspender el proyecto de reforma actual en el mercado de Pere Garau relacionada con el eje cívico». Además, el PP propondrá que el pleno inste al equipo de gobierno a consensuar un nuevo proyecto con las entidades ciudadanas y todos los representantes de los diferentes grupos municipales, para ello propone la creación de una comisión. «Nos hemos estado reuniendo con vecinos y comerciantes y a nadie le gusta el proyecto del Ajuntament. Se tiene que crear una comisión porque hay una nueva realidad que se tiene que reflejar en una decisión tan importante como la reforma de Pere Garau», manifiesta el portavoz del PP en Cort, Julio Martínez. Además, añade que «en democracia las minorías no pueden imponer proyectos y modelos de ciudad que la mayoría no ha votado. En Pere Garau le pedimos a Calvo una reacción democrática».
Visita
La portavoz de UM en el Consistorio palmesano, Cristina Cerdò, también ha visitado Pere Garau, donde se ha reunido con los usuarios del mercado interior y exterior, que le han transmitido su preocupación por el proyecto del equipo de gobierno de Aina Calvo. Además, le comunicaron a Cerdò que han recogido unas 2.000 firmas en contra del citado proyecto; iniciativa que ya adelantó este periódico.
Desde el grupo municipal de UM argumentan que han decido presentar esta proposición «ante la actual falta de información, del necesario consenso y por las graves consecuencias económicas y sociales que implica la propuesta del equipo de gobierno, que quiere impulsar un modelo de ciudad que no ha consensuado».
Sin embargo, desde el equipo de gobierno aseguran que están trabajando en la línea del consenso e insisten en que no hay ningún proyecto, sino que se ha resuelto un concurso de ideas y se está en fase de participación. Además, destacan que ya existe una comisión técnica, que se ha reunido una vez; pero en la que no está presente la oposición.