Antich y Casas, junto a los representantes de las 59 instituciones, empresa y agentes sociales que apoyan a la UIB.

1

La Universitat balear optará este mes a la segunda convocatoria Campus de Excelencia Internacional, gestionada por el Ministerio de Educación, por la que se distribuyen 150 millones de euros en créditos para que las universidades pongan en marcha sus planes estratégicos de modernización, con lo que se busca situar a los centros españoles entre los mejores de Europa.
Para ello, la UIB ha logrado en esta ocasión el respaldo de buena parte de la sociedad civil balear, entre instituciones públicas -Govern, consells insulares, ayuntamientos, como el de Palma...-, empresas y agentes sociales.
Y ayer se produjo la escenificación de este apoyo a la Universitat para conseguir la calificación de Campus de Excelencia Internacional mediante la firma de un acuerdo entre el presidente del Govern, Francesc Antich, y la rectora de la UIB, Montserrat Casas, ante la presencia de los representantes de las 59 entidades que han firmado el protocolo de adhesión. «Hoy firmamos un importante acuerdo de intenciones para dar apoyo a este proyecto», aseguró Antich, quien insistió en que la Universitat debe ser el motor del nuevo modelo productivo que precisan las Islas, por el que «ganaremos en competitividad a partir de la innovación tecnológica». «Una economía basada en el conocimiento no es una opción, es una obligación», aseveró.
Casas, por su parte, valoró la apuesta del sector privado por la UIB y reconoció que ésta «reclama la implicación de la sociedad en un proyecto común: convertir la Universitat en un campus de excelencia».