Enrique Arnaldo Alcubillas, tras declarar ante el juez el pasado viernes. | Jaume Morey

0

El juez instructor del 'caso Palma Arena', la Fiscalía Anticorrupción y el Grupo de Delincuencia Económica de la Guardia Civil están investigando si el ex presidente del Govern Jaume Matas, blanqueó dinero a través de la sociedad Aremas que constituyó en Estados Unidos al abandonar el poder y la política.

El bufete madrileño que le contrató en 2007, Estudios Juridicos y Procesales, pagó a Matas más de 50.000 euros por los servicios de asesoramiento que prestó para captar inversores en Estados Unidos y América Latina. Uno de los abogados de ese bufete, Arnaldo Alcubillas, negó de manera rotunda que su despacho hubiese servido para ese fin, ya que «si él me lo hubiese propuesto, nunca lo habría aceptado», declaró el pasado viernes en calidad de imputado en la pieza secreta del 'caso Palma Arena', concretamente la referente a los bienes del ex president.

Alcubillas, ex vocal del Consejo General del Poder Judicial, explicó al juez y al fiscal que fue el propio Jaume Matas quién se ofreció para desempeñar un puesto en el bufete, ya que acababa de abandonar la política. El ex presidente le pidió una cita para comer juntos y en el transcurso de ella, le dijo que su intención era «prestar los servicios que habitualmente prestan los que dejan la política y que básicamente son ofrecer relaciones, identificación de proyectos para inversiones, captación de clientes y consultoría económica-financiera».

Matas le informó en esa comida que se iba a vivir a Washington y que disponía de «influyentes relaciones tanto en Estados Unidos y Centro América, las que ponía a disposición de su empresa». Asimismo, el ex ministro de Medio Ambiente le comunicó que podía buscar inversores para la compra de solares en Panamá, en la costa del Brasil y Punta del Este (Uruguay). Rápidamente se llegó a un acuerdo, le dijo Alcubillas al juez, y se pactó una primera entrega de fondos de provisión por valor de unos 27.000 euros «para hacer frente a los gastos que conllevaba las gestiones, además de que esa cantidad incluían sus emolumentos», precisó.

Gestiones
Las gestiones de Matas fueron el encargo de venta de un solar de 14.000 hectáreas en Belice, que lo transmitió al empresario almeriense Francisco Lirola; encargo de venta de una planta de biodisesel en Galicia; encargo de venta de complejos hoteleros a desarrollar en Panamá, Uruguay y Brasil; una inversión en hoteles de playa y resort en EEUU, y también el Caribe y México. Matas cobró otros 27.000 euros a finales de 2008, cuando trabajaba para Barceló Hoteles. El ex presidente pidió a Estudios Jurídicos que el contrato de gestión se hiciera con su empresa Aremas.