0

Los planes de reactivación de la economía elaborados por el Gobierno llegan a Balears. Importantes proyectos y servicios se pondrán en marcha gracias a la financiación estatal acordada con el Govern y que, en todo caso, se suma a las iniciativas que mediante una fórmula similar se aplicarán en los municipios.

La cantidad de fondos que se baraja, a la espera de conocer una cifra definitiva, permitirá la materialización de diferentes inversiones en áreas y servicios que todavía son competencia de la Administración central en Balears. Hasta tres ministerios están implicados en las propuestas referidas a nuestra Comunitat Autònoma, detalle que evidencia la diversidad de las actuaciones y la flexibilidad de la negociación bilateral mantenida entre Madrid y Palma, en este último caso desde la Conselleria de Presidència, que dirige Albert Moragues.

Resulta indiscutible que la puesta en marcha del importante paquete de inversiones públicas gracias a las aportaciones estatales, y al margen de la financiación autonómica, acabará teniendo un efecto sobre la economía balear, tanto en la dinamización empresarial como en la creación de puestos de trabajo. Ambos elementos forman parte de la crisis y, por tanto, cabe esperar que tengan un efecto 'dominó' sobre los diversos sectores productivos de las Islas. El plan de inversiones estatales no es un remedio, pero no cabe duda que alivia la compleja situación en la cual están inmersos los principales sectores productivos de Balears, en especial los vinculados a la construcción.

Los efectos de estos planes, a los que hace continua referencia al presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, deberán tener su reflejo en una reducción de las tasas de desempleados y el punto de inflexión para el repunte de la economía.