0

La Asociación Dislexia y Familia, Disfam, inauguró ayer su nueva sede en la calle Morey de Palma, que albergará al Instituto Balear de Dificultades Específicas del Aprendizaje, Ibadea. Un nuevo proyecto de la citada asociación que estará dirigido por Araceli Salas. Asimismo, Iñaki Muñoz pasará a dirigir la asociación Disfam en sustitución de Araceli Salas.

El acto de presentación contó con la asistencia de la alcaldesa de Palma, Aina Calvo; el conseller de Esports i Juventut, Mateu Cañellas; el director de Innovació i Formació del Professorat, Josep Serra; y el regidor de Serveis Socials del Ajuntament de Palma, Eberhard Grosske, entre otros.

El objetivo del Ibadea es asesorar y formar a las personas y familias afectadas por algunas de las dificultades del aprendizaje como la dislexia, discalculia, digrafía y disortografía. A su vez, extenderá su asistencia a profesionales y centros educativos.

La ahora directora del centro para disléxicos, Araceli Salas, explicó a los asistentes que la asociación debía crecer: «No había otro camino que plantear un camino hacia adelante y crecer, no podíamos quedarnos estancados», aseguró.

Son muchos los logros que ha conseguido esta asociación balear de dislexia, la primera de España y la que ha dinamizado el asociacionismo de otras organizaciones de afectados que han surgido recientemente en el país.

Equipo
El equipo del Ibadea estará formado por Sara Sancho, maestra especializada en dislexia; Helena Alvarado, psicóloga especializada en niños y jóvenes; los psicólogos Toni Cerdà y Nicole Haber; Angels Damians, logopeda y maestra; Esther Gómez, pedagoga y Neus Martorell, logopeda y fisioterapeuta.

Por otra parte, Muñoz aseguró que en breve se publicarán los protocolos de detección y actuación de la dislexia.
«Será con toda probabilidad en el primer trimestre de este año, de forma que se facilite la detección precoz en las escuelas y una actuación eficaz con estos niños y jóvenes», aseguró Muñoz.