Salida a hombros de «El Juli» y Abellán por la Puerta de Palma

|

Valorar:

Con los tendidos a rebosar, y en una noche agradable, transcurrió ayer la corrida de toros celebrada en el Coliseo Balear, en la que se lidiaron astados de Bernardino Píriz y que terminó con doble salida por la Puerta de Palma. Tres diestros de renombre: «Finito de Córdoba», Miguel Abellán y Julián López «El Juli» para un público que se comportó como una muy buena afición y entre el que estaban Ana García Obregón, que no paró de firmar autógrafos; Antonia Dell'Atte, Birguita de Suecia, Tumy Bestard y Juan José Hidalgo, entre otros. El primero de la noche fue para «Finito de Córdoba», muy bien de capote y de muleta, pero muy desafortunado con los aceros, lo que le privó de cortar un apéndice. El público le premió con una ovación.

En su segundo, cortó una oreja tras haber podido hacer muy poco con el capote pero sí construir una buena faena de muleta, con una estocada muy efectiva. A Abellán le tocó en suerte un primer astado con poca fuerza, que se defendía continuamente y echaba tornillazos. No le dejó torear a gusto y falló a espadas, lo que le impidió cortar oreja. En su segundo lanceó bien con el capote y cuajó una faena de muleta siempre de rodillas, exponiendo mucho, lo que le valió una voltereta sin consecuencias. Mató de una estocada caída pero efectiva y la presidencia le concedió dos orejas.

«El Juli» toreó muy bien con el capote a su primero, sobre todo en un quite por chicuelinas de rodillas. La faena no alcanzó la tesitura deseada por las malas condiciones del toro, muy mirón. No obstante, puso mucha voluntad y riesgo, y acabó de una estocada fulminante. El público solicitó la oreja, aunque le fueron concedidas dos, una de ellas benévola. En su segundo y último de la noche, no pudo hacer nada con el capote, puesto que el toro no se prestó. Tras una buena faena de muleta, pinchó primero y luego estocada, logrando una oreja.

Comentar

* Campos obligatorios

De momento no hay comentarios.