Pedro Sánchez este sábado en el Palacio de La Moncloa, en contacto con líderes europeos para decidir la estrategia con Rusia. | Twitter: @sanchezcastejon

4

El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, ha asegurado este sábado que sigue «muy de cerca» la situación en Ucrania y se mantiene «en permanente contacto con los representantes de la UE y la OTAN», así como con los principales líderes europeos. «Es el momento de la diplomacia. Apostamos por la unidad, la distensión, la solidaridad y el diálogo para resolver la crisis con Rusia», ha manifestado el presidente en un tuit, publicado en su cuenta oficial, que acompaña de una foto en su despacho en mangas de camisa y hablando por teléfono. Sánchez, en la misma línea, hizo el pasado lunes, durante la visita a España del canciller alemán, Olaf Scholz, un «llamamiento a la desescalada», así como al «respeto a las fronteras» y a la «integridad territorial» de Ucrania.

Noticias relacionadas

El presidente, en permanente contacto con los líderes de las instituciones europeas y la OTAN así como con los jefes de Estado y Gobierno de los países socios y aliados de España desde que se desató la crisis ucraniana, ha charlado en estas últimas horas con el presidente del Consejo Europeo, Charles Michel, y con el Alto Representante para la Política Exterior, Josep Borrell. Según han informado a EFE fuentes de Moncloa, antes de que acabe esta tarde, Sánchez conversará también con el primer ministro de Polonia, Mateusz Morawiecki, y este domingo lo hará con el Secretario General de la OTAN, Jens Stoltenberg; con la presidenta de la Comisión EuropeaUrsula von der Leyen, y con el primer ministro de Letonia, Egils Levits. En los próximos días hablará con el presidente de Lituania, Gitanas Nausėda, y con la primera ministra de Estonia, Kaja Kallas. Estos contactos se suman a los mantenidos estos días con el presidente de Francia, Emmanuel Macron, y con los primeros ministros de Noruega, Jonas Gahr Støre, y Reino Unido, Boris Johnson, además de la reunión con el canciller de Alemania, Olaf Sholz. Esta misma mañana, la fragata española Blas de Lezo zarpó desde el puerto de El Ferrol rumbo al mar Negro, a donde llegará la próxima semana, como parte de la actuación española y europea ante la escalada de tensión entre Rusia y Ucrania.

La unidad prevé integrarse en una de las agrupaciones navales de la OTAN en unas maniobras habituales que ya estaban previstas para este año y que las autoridades españolas han decidido adelantar con este motivo. La ministra de Defensa, Margarita Robles, avanzó ayer el envío de esta nave, después de que hace tras días partiera para la misma zona un cazaminas; según dijo la ministra, España lleva años participando en todos los despliegues que organiza la OTAN, y en este caso concreto se ha adelantado la salida de los buques, dentro de lo que ha acordado con la organización. España, además, acogerá en junio la próxima cumbre de la OTAN. Rusia, que ha desplegado unos 100.000 soldados en la frontera con Ucrania, ha anunciado inminentes maniobras militares, lo que ha provocado la advertencia de Estados Unidos ante la posibilidad de una posible invasión de Ucrania, mientras la OTAN también realiza maniobras militares en la zona, en una escalada de tensión.