La ministra de Asuntos Exteriores, Arancha González Laya, realiza declaraciones a la prensa esta tarde a las puertas del Palacio de Viana, en Madrid. | Efe

3

La ministra de Asuntos Exteriores, Arancha González Laya, ha convocado a la embajadora de Marruecos en España, Karima Benyaich, y en esa reunión ha expresado su «rechazo» y «disgusto» por la entrada masiva de migrantes a Ceuta y le ha recordado que el control de fronteras «ha sido y debe seguir siendo» con corresponsabilidad entre ambos países.

La ministra de Exteriores ha expresado el «deseo» del Gobierno de «mirar al futuro» y «evitar que actos como éstos puedan volver a repetirse», además de pedir el «compromiso de que se puedan seguir retornando todos aquellos ciudadanos que hayan entrado de manera irregular» en España, según ha explicado en declaraciones a los periodistas.

Laya ha apuntado además que España desea mantener «relaciones de buena vecindad» y «estrechas» entre ambos países, según ha relatado en una comparecencia ante los periodistas, en la que no ha aceptado preguntas y no se ha referido a la presencia en España del líder del Frente Polisario, Brahim Ghali, ingresado en un hospital de Logroño por coronavirus.

Marruecos llama a consultas a su embajadora

El gobierno marroquí llamó este martes a consultas a su embajadora en Madrid, Karima Benyaich, poco después de que esta fuera convocada a la sede del ministerio de Exteriores en España.

Noticias relacionadas

Fuentes diplomáticas marroquíes dijeron desconocer por el momento más detalles sobre esta llamada a consultas, que eleva la tensión entre Rabat y Madrid a niveles desconocidos en la última década. Esta llamada a consultas se produce cuando el presidente del Gobierno español, Pedro Sánchez, se encuentra en la ciudad de Ceuta.

La última llamada a consultas de un embajador marroquí a Rabat se produjo en 2007, cuando Marruecos llamó al entonces embajador Omar Azziman para protestar por el anuncio de la visita de los Reyes de España a Ceuta y Melilla.