Imagen de archivo de turistas alemanes, en Son Sant Joan. | Efe

3

El titular de Exteriores alemán, Heiko Maas, se mostró convencido de que los alemanes podrán disfrutar este verano de unas vacaciones en condiciones «normales», pero advirtió de que en esta ocasión no habrá repatriación de turistas varados.

«No volverá a haber una operación de repatriación como la de la primavera del año pasado, también porque el punto de partida es otro», dijo el ministro en declaraciones al grupo de medios Funke.

Agregó que «si en determinados países empeora la situación con la pandemia a nadie hoy, en 2021 y a diferencia del año pasado, le puede coger por sorpresa». Además, señaló, a día de hoy todos y cada uno tiene experiencia ya con el virus y también los turoperadores y aerolíneas han tenido ocasión de ajustarse a la situación.

Maas aseguró que en caso de urgencia, «también en la pandemia», los alemanes pueden dirigirse naturalmente a uno de los más de 200 consulados y embajadas con los que cuenta el país en todo el mundo.

«Al que quede varado se le asesorará y ayudará hasta que logre regresar a casa», añadió. El ministro afirmo que hay esperanzas de que la vida «se normalice pronto» si los nuevos contagios siguen bajando y la campaña de vacunación sigue avanzando.

Eso no quiere decir que para el puente de Pentecostés, el 24 de mayo, o en las semanas siguientes, todas las restricciones hayan quedado levantadas, «pero cuento con que podremos vivir un verano en condiciones 'normales', lo que incluye vacaciones de verano», dijo.

«El objetivo, naturalmente, es volver a permitir los viajes, pero los límites los dicta la pandemia. Precisamente mirar hacia India o Sudamérica nos muestra que la lucha contra el virus todavía no está ni de lejos ganada», afirmó.

Agregó que gracias a los amplias estrategias de testeo y de medidas de higiene, las vacaciones de verano deberían ser posible también para aquellas personas no vacunadas.La incidencia acumulada en siete días cayó en Alemania por debajo de 100 nuevos contagios de coronavirus por cada 100.000 habitantes por primera vez en casi dos meses.

Así, la incidencia bajó a 96,5, después de 103,6 el jueves y 127,7 hace una semana.
Las autoridades sanitarias notificaron 11.336 nuevos contagios en un día y 190 decesos, frente a 18.485 nuevos casos y 284 muertes el pasado viernes. Hasta el jueves habían recibido la pauta completa de la vacuna 8.822.370 de personas, el 10,6 % de la población, y 29.857.726 (el 35,6 %), la primera dosis.