el vicepresidente de la Comisión Europea, Valdis Dombrovskis, durante la presentación de las reformas que Bruselas introdujo este miércoles a su control sobre la exportación de dosis. | Efe

0

La Unión Europea quiere solucionar el retraso que lleva en la campaña de vacunación y sólo exportará vacunas producidas en su territorio a terceros países si éstos también le entregan parte de sus fármacos, de manera que haya reciprocidad.

«La UE es el único país productor en la OCDE que continúa exportando vacunas a países que tienen su propia capacidad de producción, pero cuando estos países no exportan a la UE, no hay reciprocidad», dijo este miércoles el vicepresidente de la Comisión Europea, Valdis Dombrovskis, durante la presentación de las reformas que Bruselas introdujo este miércoles a su control sobre la exportación de dosis.

Hasta ahora, la UE sólo podía bloquear la exportación de vacunas si la venta era de tal magnitud que ponía en riesgo la capacidad de las farmacéuticas para cumplir sus contratos firmados con Bruselas.

Pero desde hoy, la UE tendrá también en cuenta la reciprocidad recibida y si conviene bloquear las dosis a terceros países que han vacunado a una mayor proporción de su población o cuya situación epidemiológica sea mejor que la que vive Europa, con una tercera ola en ciernes en varios Estados miembros.

Conflicto en el Reino Unido

El vicepresidente del Ejecutivo comunitario aseguró que estos cambios no están pensados para ir contra ningún país en concreto, pero la presidenta de la CE, Ursula Von der Leyen, dijo la semana pasada que Bruselas se planteaba dejar de enviar vacunas al Reino Unido si no obtenía de Londres el mismo trato con los fármacos de AstraZeneca.

«Si miramos específicamente al Reino Unido, desde la introducción del sistema de autorización de vacunas unos 10 millones de dosis se han exportado de la UE al Reino Unido y cero dosis se han exportado del Reino Unido a la UE», aseguró Dombrovskis.

«Estos desequilibrios conducen a una escasez de suministro dentro de la Unión», se lee en la norma que ha aprobado hoy la la CE para introducir los cambios en el sistema de control sobre las exportaciones.

Situación «alarmante»

«La Unión Europea aún afronta una situación epidemiológica muy seria y continua exportando significativamente a terceros países cuya situación es menos seria que la nuestra», dijo Dombrovskis.

Junto al vicepresidente comunitario, compareció también la comisaria de Sanidad, Stella Kyriakides, que calificó de «alarmante» el estado actual de la pandemia en la UE.

«Empezamos a ver circunstancias preocupantes, evidenciadas por el hecho de que los casos aumentan en 19 Estados miembros, las hospitalizaciones en 15 y las muertes en 8», dijo Kyriakides, quien aseguró que la situación «se sigue deteriorando».

En parte, por la aparición de las variantes del Sars-CoV-2, que contagian más rápido que la variante original.

La variante británica es la dominante en todos los países de la UE, salvo en dos, dijo la comisaria, mientras que la de Sudáfrica y la de Brasil se han detectado en 18 y en 9 Estados, respectivamente.

Cumbre

La CE introdujo hoy estos cambios en vísperas de la cumbre virtual que los jefes de Estado y de Gobierno celebrarán mañana y el viernes.

Una reunión que se celebrará telemáticamente, precisamente, por el empeoramiento de la situación epidemiológica.

La pandemia será el primer y principal asunto que discutirán los líderes y según el borrador de la declaración «subrayan la importancia de la transparencia, así como de la extensión del sistema de autorización de exportación».

«Reafirmamos que las empresas deben garantizar la previsibilidad de la producción de sus vacunas y respetar los plazos de entrega contractuales».

Los incumplimientos de AstraZeneca -que sólo entregará 100 millones de dosis en el primer trimestre- se han convertido en un problema para países como Bulgaria y Letonia, que apostaron principalmente por sus vacunas cuando el pasado mes de agosto se firmó el contrato con la farmacéutica, que por aquél entonces fue el primero, con los fármacos más baratos y cuya tecnología ya se conocía al ser similar a la utilizada contra la gripe.