Un hombre con mascarillas en Bruselas. | Efe

4

El Gobierno español no sido el único que ha tenido problemas a la hora de hacerse con material sanitario. Aunque, poco a poco, lo necesario para hacer frente a la crisis del coronavirus ha ido llegando en varios aviones procedentes de China.

En Bélgica no ha tenido la misma suerte. El supuesto proveedor chino les ha vendido 100.000 máscaras bucales FFP2 no utilizables en los hospitales. Sin embargo, Dirk Dewolf, administrador general de la Agencia Flamenca de Atención y Salud, ha advertido a los hospitales de rehabilitación que las máscaras bucales no son utilizables. Eran de uso industrial, no médico. «En ausencia de una etiqueta, parece aconsejable no usarla para el contacto directo con pacientes infecciosos de COVID-19», asegura.

Al profundizar en el asunto se han descubierto más datos del timo. Las mascarillas no eran de China sino de Colombia. Además, se ha descubierto que estas mascarillas fueron enviadas en cajas de plátanos y maíz, saltándose todas las regulaciones. De hecho en algunas de las cajas se encontraron excrementos de un animal.

El timo se está investigando y se espera que 16 millones de máscaras adicionales lleguen a Bélgica desde China este jueves.