0

Al menos 27 personas, entre ellas siete menores, murieron este viernes y decenas resultaron heridas por bombardeos de aviones turcos contra la ciudad siria de Afrín, en poder de milicias kurdas y objetivo de una ofensiva turca, según el Observatorio Sirio de Derechos Humanos.

Los ataques tuvieron como objetivo a civiles que intentaban huir de la localidad de Afrín, dijo la fuente, que no descartó que el número de fallecidos aumente porque hay heridos graves.

La noche de este jueves más de 2.500 personas escaparon de Afrín en dirección a las poblaciones de Nubul y Al Zahrá, así como otras áreas de la provincia de Alepo en poder de las fuerzas gubernamentales sirias.

El ejército turco y grupos rebeldes sirios aliados de Ankara prosiguen estrechando el asedio en torno a la urbe de Afrín y combaten ya a menos de un kilómetro.

El presidente de Turquía, Recep Tayyip Erdogan, aseguró este jueves que continuará con la operación militar, lanzada el 20 de enero pasado bajo el nombre Rama de Olivo, hasta dominar todo el enclave de Afrín, pese a que el Parlamento Europeo aprobó este jueves una moción no vinculante que pide a Ankara retirar sus tropas.

La región de Afrín, en el noroeste de Alepo, estaba en poder de la milicia kurdosiria Unidades de Protección del Pueblo (YPG), que ha perdido terreno desde el comienzo de la operación turca.

El Gobierno turco considera terroristas a las YPG por sus vínculos con la guerrilla kurda presente en su territorio, el proscrito Partido de los Trabajadores del Kurdistán (PKK).