Kellyanne Conway, consejera presidencial de Donald Trump. | Redacción Digital

4

La asesora de la Casa Blanca Kellyanne Conway se ha referido a una «masacre» inexistente para justificar el veto impuesto por el presidente de Estados Unidos, Donald Trump, a los ciudadanos de siete países de mayoría musulmana.

Conway aseguró que la orden ejecutiva promulgada el 27 de enero estaba justificada en parte por la «masacre de Bowling Green» de 2011, aunque en realidad este hecho nunca tuvo lugar.

Noticias relacionadas

Conway, artífice de la expresión «hechos alternativos» para justificar las versiones de la actual Administración, aseguró que dos iraquíes que se radicalizaron en Estados Unidos «fueron los 'cerebros' de la masacre de Bowling Green». «La mayoría de la gente no lo sabe porque apenas se informó», agregó.

La realidad es que dos iraquíes fueron detenidos en mayo de 2011 en Bowling Green (Kentucky) por enviar dinero y armas a Al Qaeda en Irak. Los sospechosos, Mohanad Shareef Hammadi y Waad Ramadan Alwan, fueron condenados a cadena perpetúa y 40 años de cárcel, respectivamente, tras admitir que habían atacado a militares de Estados Unidos desplegados en el país árabe, según medios estadounidenses.

«Quería decir terroristas de Bowling Green», corrigió Conway en Twitter, ya cuando su error se había vuelto motivo de mofa en redes sociales.