Previous Next
5

Los rebeldes libios han conseguido entrar en el interior del complejo de Bab al Aziziya, donde se cree que se encuentra en líder libio, Muamar Gadafi, cuyas fuerzas ya no están oponiendo resistencia, según informan reporteros de Reuters que se encuentran en el interior del recinto y que han podido ver a los sublevados realizando disparos al aire en señal de celebración.

Según los reporteros, inicialmente las fuerzas de Gadafi habían tratado de defenderse pero ahora ya no están ofreciendo resistencia. Según Al Yazira, los rebeldes han entrado ya incluso en la residencia de Gadafi.

Las cadenas árabes Al Arabiya y Al Yazira habían informado previamente de que los rebeldes habían conseguido acceder al complejo, que ocupa unos 6 kilómetros cuadrados y alberga además de la residencia de Gadafi numerosas dependencias oficiales, por la puerta oeste del mismo.

Según una corresponsal de la cadena estadounidense CNN, las fuerzas rebeldes también han conseguido acceder desde la entrada este del complejo.

Situación compleja

La OTAN ha confirmado que los rebeldes han tomado el control de Trípoli, pero advirtió de que la situación en la capital permanece compleja y que aún persisten focos de resistencia en la ciudad y sus alrededores, por lo que no bajará la guardia.

«Trípoli ya no está bajo control de Gadafi», aunque permanecen activos algunos «focos de lucha», aseguró el portavoz militar de la Operación «Protector Unificado», el coronel canadiense Roland Lavoie, desde Nápoles en la rueda de prensa semanal de la Alianza Atlántica.

También la portavoz de la OTAN, Oana Lungescu, consideró que las tropas leales al líder libio, Muamar el Gadafi, están «librando una batalla perdida» y que para su régimen «este es el capítulo final».

«Su fin está próximo. Gadafi es historia y cuanto antes lo comprenda mejor», señaló.

La OTAN reconoció que desconoce el paradero del coronel libio, aunque consideró que no tiene una gran importancia.

«Si usted lo sabe, dígamelo. Nosotros no lo sabemos; no tengo ni idea» de dónde se encuentra Gadafi, respondió Lavoie a la pregunta de un periodista sobre el paradero del líder libio.

El portavoz militar sostuvo que esta cuestión «no importa realmente», porque la solución al conflicto será política y todos coinciden en que Gadafi no formará parte de la misma.

Noticias relacionadas

La OTAN tampoco perseguirá específicamente a Gadafi, recalcó, pues «la OTAN no ataca a individuos; Gadafi no es un objetivo de la OTAN», subrayó Lavoie, quien no obstante, recalcó que sí bombardea centros de mando y control.

«Si Gadafi se encuentra en una instalación que ordena y controla ataques, es un objetivo legítimo y lo atacaremos», señaló.

Ambos portavoces insistieron en que las amenazas y los ataques de las tropas de Gadafi prosiguen, pese a que su capacidad ha sido «severamente» debilitada por la misión aliada.

La operación de la OTAN en Libia «no está terminada» y la Alianza no puede bajar la guardia, sobre todo a la luz de los últimos ataques contra la población civil, como demuestra el lanzamiento el lunes de un misil «scud» desde los alrededores de Sirte, ciudad natal de Gadafi, en dirección a Misrata (controlada por los rebeldes) que fue interceptado por la Alianza, indicó.

Ayer destruyó además dos lanzaderas de misiles cerca de Brega.

«No podemos bajar la guardia y no vamos a bajarla», aseguró Lungescu.

También Lavoie subrayó que la misión no ha cambiado y se mantendrá hasta que se cumplan los tres objetivos de la operación.

«Seguiremos vigilando los movimientos de las unidades militares y, si vemos una amenaza, actuaremos. Permaneceremos vigilantes y mantendremos la presión hasta que no haya más ataques contra la población civil, las tropas de Gadafi se hayan retirado a sus bases y se haya garantizado el pleno acceso a la ayuda humanitaria», dijo.

Ello es así, sostuvo, porque Trípoli es aún escenario de «numerosos enfrentamientos» y «las tensiones no se han reducido para nada. La situación es muy dinámica y compleja» porque se trata de una lucha urbana y, además, fuera de la capital todavía hay choques.

«Hay zonas aún en disputa», indicó, para agregar que, además de la batalla en la capital, se registran enfrentamientos en Sirte, Shaba y Zaura, donde los civiles están siendo reprimidos.

Las tropas de Gadafi «están luchando violentamente para mantener el control sobre el acceso costero entre Bisher, a 20 kilómetros al oeste de Brega, y Bani Walid, al suroeste de Misrata, y para preservar la libertad des movimientos desde Trípoli a Shaba», especificó el portavoz.

Los embajadores de los países miembros de la OTAN se reúnen hoy para analizar la operación y estudiar opciones sobre un posible futuro papel de la Alianza Atlántica cuando Gadafi haya caído.

Hay un entendimiento generalizado acerca de que una futura operación de la OTAN se basará en tres principios: el liderazgo lo asumirán la ONU y el Grupo de Contacto sobre Libia y la Alianza tendrá un rol de apoyo; no habrá tropas en el terreno y cualquier papel tendrá que ser solicitado formalmente, explicó Lungescu.