Policías de Londres marchan hacia Tottenham durante una protesta contra los disturbios de los últimos días en la capital inglesa, para exigir respeto al derecho de los jóvenes a trabajar en Londres. | Efe

0

Una semana después del inicio de los disturbios en Londres, se mantiene una fuerte presencia policial en las calles de muchas ciudades británicas mientras avanzan las investigaciones sobre las cinco muertes de la ola de violencia.

La actividad policial no se limita a la vigilancia: en menos de veinticuatro horas hubo otros cien arrestos en Londres, donde el número de detenidos por los disturbios asciende a 1.210, de los que 698 ya han sido procesados.

Con este incremento, el total de detenidos en el conjunto del país está en torno a los 1.700.

El Gobierno británico ha asegurado que la intensa presencia policial, que en Londres supone el despliegue de 16.000 agentes, se mantendrá este fin de semana y mientras sea necesario después de los saqueos, incendios y altercados ocurridos entre los días 6 y 9.

Son ya cinco los detenidos por el homicidio que se cobró la vida de tres jóvenes musulmanes que murieron en Birmingham (centro de Inglaterra) al ser atropellados por un coche cuando patrullaban su vecindario para evitar disturbios.

El superintendente de la Policía de la región de West Midlands, Tim Baker, dijo hoy a la prensa que los cinco detenidos tienen entre 16 y 28 años, y mientras dos de ellos permanecen bajo custodia acusados de homicidio, la policía se ha dado más tiempo para seguir interrogando a los otros tres.

Baker ofreció una rueda de prensa conjunta con familiares de los tres fallecidos, en la que el tío de dos de ellos, que eran hermanos, subrayó que este homicidio no tuvo nada que ver con la raza o religión de las víctimas, sino que fue un «acto puramente delictivo».

Además, la policía interrogó hoy al joven de 22 años detenido ayer por la muerte de un pensionista de 68 años, que fue atacado cuando trataba de parar un incendio provocado en un supermercado durante los disturbios de Ealing, en el oeste de Londres.

También declararon hoy los dos sospechosos por la muerte de otro joven de 26 años que fue encontrado con un disparo en la cabeza en su coche en la noche del lunes en el barrio de Croydon, al sur de Londres, y que falleció al día siguiente.

Por este suceso Scotland Yard detuvo a un hombre de 26 años en Mitcham, también en el sur de la capital, donde permanece bajo custodia, mientras el otro sospechoso, detenido en Brighton (sur de Inglaterra), ya ha sido puesto en libertad bajo fianza después de declarar, según la policía metropolitana de esa ciudad.

Los juzgados londinenses de Westminster tampoco han parado hoy y entre los procesados de esta jornada está el sospechoso de un robo que ha dado la vuelta al mundo, por ser grabado por las cámaras de una cadena de televisión.

El vídeo mostraba cómo el ladrón se acercaba al joven -un estudiante de Malasia- que tenía la mandíbula rota y se cubría la cara con las manos, y aprovechaba su confusión para abrirle la mochila que llevaba a la espalda y robarle.

De nuevo hoy, el Gobierno de David Cameron trató de restar importancia a sus diferencias con la policía sobre la actuación de las fuerzas de seguridad en las primeras horas de los disturbios.

Unas diferencias que negó el viceprimer ministro, Nick Clegg, quien aseguró que el Ejecutivo apoya al «cien por ciento» a la policía.

Por su parte, el ministro de Economía, George Osborne, aseguró hoy a la BBC que los planes de reforma de la policía pasan por hacerla «más visible» con un aumento de la presencia de agentes en las calles, pese a los anunciados recortes presupuestarios, y aseguró que «se gastará dinero donde sea necesario».

El Gobierno se comprometió esta semana a ahondar en las razones de los disturbios y en la actividad de las bandas, y hoy se ha sabido que Bill Bratton, excomisario de las policías de Nueva York y Los Angeles, ha aceptado la petición del primer ministro británico de asesorar en materia de bandas.

En declaraciones a la BBC, Bratton confirmó que habló hoy mismo con Cameron y que viajará próximamente al Reino Unido para ayudar con su experiencia en la materia.