Una niña de 14 años tras declarar en comisaría por su participación en los desórdenes. | Reuters - ANDY RAIN

0

El Ministerio de Justicia británico ha elevado este viernes a 1.600 el número de detenidos en todo el país por su presunta participación en los disturbios de esta semana, según el último balance recogido por la cadena británica BBC.

De los detenidos, 796 han comparecido ya ante un juez. También se apunta que un 17% son menores de 18 años. Más de un millar de los arrestados hasta ahora han sido en Londres, según los últimos datos aportados por Scotland Yard.

Homicidio

El hombre que resultó gravemente herido este lunes al ser atacado por jóvenes que intentaban provocar un incendio, ha muerto finalmente en la madrugada de este viernes en un hospital, según ha informado la Scotland Yard.

De esta manera, Richard Bowes, de 68 años, se ha convertido en la quinta víctima mortal de la oleada de violencia que se desató el fin de semana en las ciudades de Reino Unido. La Policía Británica, que ha abierto una investigación sobre este homicidio para esclarecer los hechos, ha detenido a un joven de 22 años al estar presuntamente relacionado con este ataque mortal

Por otro lado, la Policía británica saldrá a la calle ya desde este viernes para garantizar que la ingesta de alcohol durante el fin de semana no reavive los disturbios. Así, según ha informado el subcomisario adjunto de la Policía Metropolitana, Steve Kavanagh, un total de 16.000 agentes, en lugar de los 2.500 normales, estarán operativos en Londres, lo que constituye el principal despliegue en tiempos de paz.

Otros cuerpos policiales, incluidos los de Nottingham, Birmingham y Liverpool, han indicado que mantendrán una elevada presencia de agentes durante el fin de semana, aunque tras dos noches consecutivas de calma no prevén que se produzcan incidentes de relevancia.

Y es que, incluso en épocas de normalidad, los desórdenes callejeros provocados por el alcohol son frecuentes en las grandes ciudades británicas durante el fin de semana.

La ministra del Interior británica, Theresa May, confirmó que su Ministerio no variará el amplió despliegue policial «durante un tiempo» ya que, aunque se han vivido «algunas noches más tranquilas», no conviene ser «complaciente». «La Policía mantendrá su dura política de arrestos, su presencia en las calles», ha asegurado.

En redadas efectuadas ayer en viviendas del centro de Londres, la Policía Metropolitana detuvo a dos adolescentes de 16 y 17 años, sospechosos de saquear tiendas de lujo del exclusivo barrio de Chelsea.

Los agentes hallaron un teléfono móvil con imágenes de los saqueos en una joyería y una tienda de ropa, de la que se llevaron trajes por valor de 1.484 euros.