0

El Ejército israelí degradará a la ex sargento que provocó una polémica al publicar fotos en Facebook sonriendo y posando junto a palestinos esposados y con los ojos vendados, tomadas mientras hacía el servicio militar.


Las Fuerzas de Defensa informaron ayer a la joven de que no será convocada para hacer servicio de reserva y que será degradada, según declaró ella misma a la versión electrónica del periódico Yedioth Aharonot.


«Estoy muy decepcionada con el Ejército, son unos desagradecidos. Arriesgué mi vida, fui herida, fui una soldado modelo y ahora desearía no haber servido nunca en ese Ejército», manifestó Eden Aberyil, protagonista de las controvertidas fotos, que difundió en un álbum de la red social titulado El Ejército, la mejor parte de mi vida.


Comentarios


La oficina de comunicación militar tachó de «comportamiento vergonzoso» que la joven colgase en internet las imágenes, bajo las que aparecían comentarios de sus amigos como: «Así eres la más sexy» o «Seguro que (el palestino) se ha empalmado contigo».


«Siempre tratamos a los palestinos bien, les dábamos comida y bebida y nos reíamos con ellos. Nunca les maldecimos, escupimos o les tocamos. Las pocas fotos que colgué en Facebook eran parte de mi experiencia militar. Fui una inocente. La gente lo ha sacado de quicio. Tengo respeto a todos los seres humanos y he servido a mi país», aseguró Aberyil.


El Ministerio de Prisioneros de la Autoridad Nacional Palestina (ANP) ha advertido de que estudia tomar medidas legales contra la joven puesto que entiende que lo sucedido viola los derechos humanos y la legislación internacional.


Un comunicado difundido por el Gobierno palestino asegura que las fotos «muestran la mentalidad del ocupante, orgulloso de humillar a los palestinos».


Por su parte, la organización Shovrim Shtiká (Rompiendo el Silencio), integrada por soldados israelíes en activo y retirados, difundió ayer en Facebook diez fotografías de otros militares retratándose con detenidos palestinos para subrayar que el caso de Aberyil no es la excepción, como defiende el Ejército, sino la norma.