Los colombianos acudieron en masa a la primera vuelta de las elecciones presidenciales. | Efe

0

Las elecciones presidenciales más ajustadas de Colombia transcurrieron ayer en calma en la mayor parte del país, sobre todo en las ciudades, aunque con incidentes en áreas rurales apartadas a causa de acciones guerrilleras y combates del Ejército. Los centros de votación abrieron a las 08.00, hora local (14.00 en Balears), y los ciudadanos acudieron desde temprano a las urnas en una mañana soleada en las principales ciudades, solo alterada por la lluvia caída en Cali a partir del mediodía.

Uno de los más madrugadores fue el presidente Alvaro Uribe, quien votó, junto con su esposa Lina Moreno. «Compatriotas, el voto en conciencia es el reconocimiento de la dignidad de la patria», dijo Uribe a los periodistas.
A la misma hora ejerció su derecho al voto el candidato por el Partido Verde, Antanas Mockus, quien dijo a sus conciudadanos que «votar es un deber» y pidió ejercerlo «en conciencia». Mockus es junto con el candidato oficialista y ex ministro de Defensa, Juan Manuel Santos, el favorito a ganar las elecciones y pasar a una segunda vuelta, que se celebraría el 20 de junio.

Santos acudió más tarde a las urnas, ya que aprovechó las primeras horas del día para asistir a un oficio religioso junto con su familia y su compañero de fórmula, el candidato a la Vicepresidencia, Angelino Garzón. El aspirante oficialista confió en que esta jornada sirva para «fortalecer la democracia» e invitó a votar masivamente.

Actos terroristas

Tanto el ministro del Interior y Justicia, Fabio Valencia, como el titular de Defensa, Gabriel Silva, resaltaron la forma pacífica en la que transcurren estos comicios, en los que los colombianos eligen al sucesor de Uribe en una primera vuelta electoral y que según los sondeos se registra un empate técnico. Mientras que Valencia sólo reconoció unos «pocos inconvenientes», Silva confirmó que no se han registrado «actos terroristas relevantes» y que los ocurridos «han sido neutralizados» por la Fuerza Pública. «Podemos darle un parte de tranquilidad a todos los colombianos», señaló el titular de Defensa.

Esos hechos aislados se refieren a enfrentamientos entre guerrilleros supuestamente de las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC) y miembros del Ejército en departamentos como Cauca (suroeste) y Meta (centro), en los que resultaron muertos dos soldados y un rebelde. El jefe de la Misión de Supervisión Electoral de la Organización de la OEA, el chileno Enrique Correa, coincidió con los ministros en que, pese a esos hechos, la calma es la nota dominante en la mayor parte del país.