Previous Next
0

Tres personas han muerto este miércoles a causa del incendio provocado en un edificio del centro de Atenas por algunos de los manifestantes concentrados en la capital para protestar contra las medidas de austeridad del Gobierno, según informaron los bomberos.

Decenas de miles de griegos se manifestaron este miércoles, en la segunda jornada de huelga general del sector público del país, a la que se han sumado hoy los trabajadores del sector privado. Se trata de la mayor protesta hasta ahora desde que estalló la crisis en el país.

Las inmediaciones del Parlamento griego están siendo escenario de enfrentamientos entre la Policía y grupos de manifestantes, en una jornada de huelga general contra las medidas de austeridad del Gobierno, que ha tenido una masiva respuesta.

Hacia el mediodía, unas cien mil personas, según fuentes sindicales, y unas 25.000, según la Policía, se han concentrado en un verdadero asedio al Parlamento de Atenas, en cuyos alrededores los agentes antidisturbios han respondido con gases lacrimógenos al lanzamientos de objetos por parte de grupos de enmascarados.

Los participantes en la protesta esgrimen pancartas con lemas contra los organismos internacionales que han concedido ayuda financiera a Grecia y gritan consignas contra el Gobierno, que ha anunciado duras medidas de ahorro para reducir el déficit y la deuda.

La huelga general de hoy, convocada por los sindicatos mayoritarios y la cuarta en lo que va de año, ha paralizado la totalidad del tráfico aéreo, marítimo y ferroviario, aunque muchas tiendas del centro de la capital permanecieron abiertas.

Stazis Anesti, portavoz de la confederación de trabajadores GSEE, declaró a Efe hoy que «la participación ha superado el 80 por ciento en los puestos de trabajo».

Funcionarios y empleados de diversos sectores privados participaron en las protestas, calificadas como la de mayor seguimiento en los últimos meses, gritando consignas hostiles a la eurozona y al Fondo Monetario Internacional (FMI).

El FMI y los países del euro han otorgado préstamos por 110.000 millones de euros a Grecia para pagar su elevada deuda, a cambio de que el país aplique severas medidas de ahorro, como la reducción de los sueldos de los funcionarios, el aumento de los impuestos y una flexibilización de la legislación laboral, incluidos más despidos.

El Gobierno griego se ha comprometido a ahorrar hasta 2012 unos 30.000 millones de euros del presupuesto nacional mediante estas y otras duras medidas de austeridad.

Los medios locales también han informado de enfrentamientos en la ciudad de Salónica, donde unas 30.000 personas participan en las protestas, y en las localidades de Patras y de Ioanina.