Policías afganos toman posiciones cerca de un edificio que fue quemado durante un tiroteo entre combatientes talibanes y las fuerzas gubernamentales en Kabul (Afganistán) el lunes 18 de enero de 2010. Combatientes talibanes, algunos de ellos portando chalecos cargados de explosivos, atacaron edificios gubernamentales y un centro comercial en Kabul. | S. SABAWOON

1

Un comando de siete talibanes mató ayer a cinco personas y causó heridas a varias decenas en un ataque múltiple contra varios edificios civiles y oficiales de Kabul que coincidió con la jura del nuevo Gobierno afgano.

El atentado se produjo hacia las 10.00 de la mañana local, cuando tres insurgentes penetraron en el centro comercial Feroshgah, ubicado en el corazón de Kabul y rodeado por varias de las principales sedes oficiales del país.

Desde las posiciones que tomaron en el complejo, de siete plantas, el comando -pertrechado con armas cortas y lanzagranadas-, según la ISAF- disparó contra el hotel lujoso Serena y el Ministerio de Justicia.

Previamente, un suicida había detonado su carga frente al Banco Central, enfrente del complejo y adyacente al Palacio Presidencial, donde Karzai había congregado a los 14 ministros de su nuevo Gobierno -aún incompleto- para tomarles juramento.

La ceremonia fue cancelada pero la jura se efectuó, tras lo cual el Gabinete celebró su primera reunión en plena crisis en la ciudad, según un portavoz presidencial.

En el centro comercial, las fuerzas de seguridad mantuvieron un enfrentamiento armado durante cuatro horas con los atacantes. El edificio prendió fuego y quedó seriamente dañado en esta acción, que se desarrolló simultáneamente con otros ataques en otros puntos de la ciudad.

Una ambulancia conducida por un suicida explotó cerca del Ministerio de Exteriores y un segundo centro comercial próximo, y hubo un nuevo enfrentamiento entre las fuerzas de seguridad y otro grupo de dos talibanes atrincherados en el cine «Ariana».

En los enfrentamientos, que se prolongaron varias horas, las fuerzas de seguridad afganas y el Ejército lograron abatir a los siete miembros del comando.