Isern durante su comparecencia. | Jaume Morey

6

Mateo Isern ha explicado este miércoles por la tarde que renuncia a su acta de regidor del Ajuntament de Palma porque «no puedo ser el candidato en 2023». Además, ha precisado que ha sido una decisión conjunta con el Partido Popular a nivel regional y nacional.

En este sentido, ha precisado que se había puesto a disposición del partido durante cuatro años, pero después de hablar con los dirigentes del PP balear y nacional «hemos decidido que me retire de la vida política porque no puedo ser el candidato en 2023. Por ello, es mejor que me aparte para dar paso a personas con más recorrido político».

En este punto, ha argumentado que ahora tiene 60 años y para las próximas elecciones municipales tendría 64 años, una edad a la que considera que no tendrá fuerzas para liderar una candidatura.

El exalcalde ha explicado que el reto era recuperar la alcaldía de Palma y «por los pelos no lo hemos conseguido. Unos mil y pocos votos nos hubieran permitido la alternancia capitaneada por el PP, aunque sí que hemos conseguido recuperar mucho terreno respecto a las generales»; en un mes el PP ha pasado de ser la cuarta a la segunda fuerza política.

No obstante, ha reconocido que «me siento directamente responsable, el resultado es insatisfactorio». Sin embargo, ha dejado claro que ha hecho todo lo posible para recuperar la alcaldía de Palma para el PP y ha asegurado que no tiene constancia de que haya habido críticas al trabajo que ha realizado.

Noticias relacionadas

Además, ha querido agradecer a Company su confianza y a todo el partido por el apoyo que ha recibido durante la campaña electoral.

El PP obtuvo los peores resultados de su historia en unas elecciones municipales en la capital balear. En concreto, logró 27.084 votos en Palma (con el 99,33 % del voto escrutado), frente a los 40.402 logrados hace cuatro años, es decir, 13.318 votos menos a la espera de que se confirmen los datos definitivos del 26 de mayo.

Si se compara con la primera vez que Isern se presentó a las elecciones, la pérdida de votos asciende al 61,19% (42.695 menos); en 2011 el PP logró 69.779 papeletas.

Isern ha ofrecido una rueda de prensa para explicar los motivos de su abandono de la política, antes de que comenzase la reunión de la Junta Territorial del PP de Palma. La renuncia de Isern supone la entrada de David Díez como regidor, ya que era el número siete de la candidatura.

El presidente del PP balear, Biel Company, convenció a Isern para que volviese a ser el candidato del PP al Ajuntament de Palma. El exalcalde había dejado la política en 2016, cuando no quiso volver a presentarse a las elecciones generales, pero explicó que lo había hecho por motivos personales y que ahora aceptaba volver a repetir como candidato al Ajuntament de Palma porque se lo debía al partido.