Josep Melià (PI), Pere Fuster (Més), Antoni Costa (PP), Antoni Serra (presidente de Habtur), Marc Pérez-Ribas (Ciudadanos) y Andreu Alcover (PSIB-PSOE) protagonizaron el primer debate en vista a las elecciones autonómicas después de las generales del pasado domingo. En esta ocasión, debatieron en el Parc Bit sobre sus propuestas respecto del alquiler turístico. | Pilar Pellicer

12

Aún con la resaca electoral del pasado domingo, los partidos ya han empezado la carrera para las elecciones autonómicas y municipales del próximo 26 de mayo. Representantes de PSIB-PSOE, Més, PP, PI y Ciudadanos participaron este martes en un debate sobre el alquiler turístico organizado por Habtur. Unidas Podemos y Vox declinaron la invitación.

Los partidos reiteraron las posturas que han mantenido a lo largo de la legislatura y que se han hecho patentes, sobre todo, en los plenos del Consell de Mallorca en los que se ha debatido sobre la zonificación y el Plan de Intervención en Ámbitos Turísticos (PIAT), aún pendiente de aprobación definitiva.

PSIB-PSOE

El socialista Andreu Alcover defendió la política en materia de alquiler turístico impulsada esta legislatura si bien no quiso hacer demasiado hincapié en el tema del decrecimiento de plazas previsto en la Ley de Turismo. También se mostró partidario de mantener los precios actuales de la bolsa de plazas y aseguró que «no están fuera de mercado porque se están comprando». Sostuvo que el fenómeno del ‘boom’ del alquiler turístico requería de una regulación y que «debe primar la calidad». Asimismo, recordó que las normativas aprobadas contemplan que los límites actuales del número de plazas «se pueden revisar».

Més

Pere Fuster fue el encargado de defender la Ley de Turismo promovida por la Conselleria que ha dirigido su partido. También fue quien recibió las mayores críticas por parte de los asistentes, la mayoría asociados de Habtur, aunque reiteró su apuesta por un decrecimiento de plazas turísticas, sean hoteleras o de alquiler turístico, y por mantener la prohibición de la actividad en suelo rústico protegido. En cualquier caso, reconoció que el alquiler turístico «redistribuye mejor la riqueza» que los hoteles.

PP

Antoni Costa criticó las prohibiciones de la normativa, así como el decrecimiento de plazas previsto, que criticó que solo «será a costa de plazas de alquiler». Indicó que su formación apuesta por el mantenimiento de las actuales o incluso incrementarlas, al tiempo que apostó por rebajar el precio de las plazas de las viviendas. También se mostró partidario de permitir la actividad en suelo rústico protegido y defendió la política turística impulsada la pasada legislatura, ya que argumentó que la anterior normativa sí que permitía el alquiler turístico en pisos vía Ley de Arrendamientos Urbanos (LAU), algo que le reprocharon los representantes de Més, PSIB y PI.

PI

Josep Melià fue el más aplaudido por el público ya que el tema del alquiler turístico ha sido una de sus principales batallas durante esta legislatura y su postura es la que más se parece a la que defiende Habtur. No en vano, el expresidente de la asociación encabezó la lista del PI al Congreso. Melià fue el que tuvo el discurso más político de todos los asistentes y criticó tanto la política del PP la pasada legislatura como la actual del pacte sobre alquiler turístico. Se manifestó en contra del decrecimiento de plazas, a favor de rebajar su precio y de implantar la actividad en suelo rústico protegido.

Ciudadanos

El flamante candidato de la formación de Albert Rivera al Parlament, Marc Pérez-Ribas, se estrenó con un discurso «liberal y a favor de las familias», como él dijo. No entró en cuestiones concretas, pero sí que se mostró partidario de una menor restricción de la actividad turística. Arrancó un aplauso del público al decir que el Pacte no repetirá en Balears. Pero esto fue algo que Alcover le cuestionó.