El presidente del PP, Biel Company, y la portavoz en Cort, Mercedes Celeste, con los candidatos el 10N. | PP balear

5

El candidato del PP en las elecciones generales del 10 de noviembre, Pablo Casado, se ha comprometido a realizar inversiones para mejorar la calidad del agua de Baleares. Así lo han recordado este lunes el presidente del PP balear, Biel Company, acompañado de los candidatos al 10N, Margalida Prohens, María Salom y Javier Bonet.

Los populares han visitado la playa de Can Pere Antoni y ha afirmado que porque «ha permanecido cerrada 100 días de los 365 que tiene el año» y han querido denunciar que «Pedro Sánchez ha sido el peor presidente para Baleares. Nos ha quitado los 100 millones para la depuradora de Palma y, después de cinco años de 'Govern Armengol' continuamos viendo como cada vez que llueve los vertidos provocan el cierre de Can Pere Antoni”.

«Desde el Partido Popular, tal y como ya hicimos cuando gobernamos, apostamos por reclamar al Gobierno central un convenio que mejore la calidad del agua en toda Baleares», ha dicho el presidente del PP balear.

Además, Company ha querido recordar a la presidenta del Govern que «los recursos que se recaudan a través de la ecotasa deberían dedicarse a realizar las inversiones medioambientales necesarias para que tengamos un agua azul en nuestras playas, que son de las más bonitas del mundo».

Prohens ha destacado que «la semana pasada, Pablo Casado se comprometió a impulsar inversiones desde el Gobierno de España para que contemos con las infraestructuras necesarias para mejorar la calidad de nuestras aguas. Es el compromiso de Casado frente a un Sánchez que nos ha robado el dinero para depuración de aguas».

La candidata del PP ha tildado de «capital» el problema de depuración de aguas, por lo que ha dicho que «debe tratarse aquí y en Madrid para alcanzar soluciones». En este sentido, ha asegurado que «para el PP siempre ha sido fundamental el medioambiente y por ello hemos adoptado medidas para su conservación y protección, desde el consenso y el diálogo, y no desde la persecución, como acostumbra a hacer la izquierda».

«Ningún Govern puede hablar de respeto al medioambiente teniendo esta playa cerrada 100 días al año, con las consecuencias negativas que ello supone para el medio marino y la destrucción de posidonia”, ha concluido Prohens.