El artículo 13 de esta ley considera que es de completa obligatoriedad poseer sistemas informáticos de registro de contabilidad confiables y transparentes.

El fraude fiscal será duramente penalizado tras la vigencia de una nueva Ley que regula diversos procesos de la actividad comercial de autónomos y pymes. Conoce aquí los cambios más relevantes que pone sobre mesa esta nueva legislación que afecta a autónomos y lo que debes hacer para adaptarte a esta ley.

Cambios que afectan a autónomos y pymes

La Ley antifraude 11/2021 viene a ser un recurso que pondrá límites a los fraudes fiscales que se han venido cometiendo en España durante mucho tiempo. Se calcula que más de 200 millones de euros se evaden de manera fiscal en el país. Por eso, esta nueva ley trae consigo cambios que pueden resultar complejos para muchos, incluidos los autónomos.

El artículo 13 de esta ley considera que es de completa obligatoriedad poseer sistemas informáticos de registro de contabilidad confiables y transparentes. Por tanto, se prohíbe la tenencia de software de doble uso. Estos programas servían como un medio para evadir al fisco, pues permitían llevar un registro menor de la facturación real.

Esta ley contra el fraude fiscal, en este mismo artículo, pero en su apartado 21 establece que serán sancionados todos los autónomos y pymes que usen estos sistemas informáticos. Para evitar multas de 50 000 euros por cada uno de los ejercicios realizados, la contabilidad debe llevarse a cabo a través de un software que se certifique con las especificaciones técnicas contempladas en la ley.

Adaptación de los autónomos a la Ley contra el fraude fiscal

En vista de las sanciones en las que puede incurrir un autónomo si no cumple las exigencias con respecto al software de contabilidad, será necesario que se implementen algunos cambios con el fin de adaptarse a la ley.

Lo primero que debes hacer como autónomo será conocer si el programa informático que usas para registrar tu actividad comercial cumple con las exigencias legales de la nueva norma. En caso de no ser así, entonces será momento de cambiar tu software de gestión de datos contables y facturación.

Por ejemplo, miles de autónomos y empresas pequeñas llevan su contabilidad en programas de cálculo y era válido antes de la instauración de esta ley. Ahora, debe contemplarse el uso de un programa que permita conservar los registros de manera íntegra, accesible, legible, que sea de fácil trazabilidad y que no pueda alterarse. Por tanto, hay que optar por un software certificado.

Además de revisar si el programa de gestión empresarial es adecuado para cumplir esta legislación, la actividad comercial autónoma deberá regularse. Por ejemplo, la ley contempla un límite para pagos en efectivo, que baja de 2500 euros hasta 1000 euros. El incumplimiento de esta disposición puede acarrear multas correspondientes al 25 % de la cantidad que haya sido pagada en metálico.

También se regulan los movimientos con moneda digital, pues ahora tendrán que declararse sin excepción. Se deberá declarar la tenencia de cualquier criptodivisa, aunque se realicen operaciones en el exterior.

Además de los cambios mencionados, la nueva Ley contra fraude fiscal contempla modificaciones fiscales en la valoración de bienes inmuebles, transmisión de bienes heredados, entre otros. Si eres autónomo o tienes una pyme, te conviene ponerte al día para cumplir las exigencias de esta nueva ley y así evitar multas.