“Queremos doblar el beneficio y la facturación en tres años”

| |

Valorar:

Pep Verger, director de El Ecónomico, explica cómo Manny Fontenla-Novoa, actual presidente ejecutivo de Logitravel, ve la situación actual de la compañía y cuáles son sus planes de futuro.

23-11-2018

Manny Fontenla-Novoa ejerce desde inicios del pasado mes de octubre de presidente ejecutivo de Logitravel. La retirada del fundador y propietario Ovidio Andrés de la primera línea ejecutiva no apunta hacia la venta, al menos en el corto plazo. Fontenla-Novoa, que fuera CEO de Thomas Cook desde 2002 hasta 2011, pretende dar un nuevo impulso a Logitravel y aumentar exponencialmente su facturación.

Fontenla-Novoa, que fundó el banco de camas Magic Rooms al abandonar Thomas Cook, vendió su empresa a Logitravel hace ahora poco más de un año, incorporándose entonces al proyecto de Andrés. Hoy exhibe optimismo y presume con orgullo del equipo de Logitravel.

Manny Fontenla-Novoa, presidente ejecutivo de Logitravel

¿Cómo se ha encontrado Logitravel?
Vendí Magic Rooms, el banco de camas que fundé al abandonar Thomas Cook, a Logitravel. Es una empresa con una buena reputación, no solo en España, sino también en Inglaterra. Desde la firma, hace ya poco más de un año, me incorporé a Logitravel y he estado trabajando con Ovidio en definir la estrategia del grupo. Cuando me propuso sustituirlo en la presidencia fue muy fácil adoptar una decisión. Habitualmente, cuando entra un presidente nuevo quiere cambiar el equipo o la estrategia. No es mi caso. Muchos de los directivos de Logitravel están con Ovidio desde el inicio de la compañía y han hecho un gran trabajo. Y han de continuar en esta línea. No pretendo variar la estrategia. Tenemos muy claro lo que hay que hacer. Hemos de inaugurar una nueva fase en la historia de Logitravel, una etapa en la que debemos aumentar el volumen de la compañía.

Es fácil pensar que sustituir al presidente, que además es el propietario de la empresa, es especialmente complicado.
No, no ha sido así. Ovidio era el presidente, sigue siendo el propietario y continúa siendo muy importante para la empresa. El equipo, que es su equipo, y yo mismo queremos que esté con nosotros. Conoce el negocio muy bien. No hay una ruptura. De hecho, la empresa no tiene ningún problema, crece todos los años y presenta una facturación de 700 millones de euros. Tenemos presencia en doce países. Además, desde el punto de vista económico, Logitravel es una empresa saneada, sin deudas, y con un cashflow positivo durante todo el año. Así que la base de la compañía es fuerte. Lo que tenemos que hacer es cambiar el enfoque. Hasta ahora, Logitravel ha ido creciendo de manera lenta pero constante, de forma orgánica. Por ejemplo, el banco de camas Smy Rooms lo crearon desde cero y hoy la facturación supera los 250 millones de euros. Hoy está en casi todos los países y tiene 230 clientes. Es increíble.

¿Por dónde puede crecer Logitravel?
Ha llegado el momento de mirar hacia fuera. Podemos crecer de otra manera. La compañía todo lo hacía en casa, y ahora ha empezado el tiempo de mirar hacia fuera. Será la primera vez que vamos a crecer de manera no orgánica. Y queremos hacerlo en dos temas: uno es con partnerships o joint ventures con DMC (receptivos, Destination Management Companies por sus siglas en inglés) en el este del Mediterráneo, en países como Turquía, Grecia o el norte de África, en Egipto y Túnez. Y vamos a hacerlo. Y el segundo tema es que también queremos crecer en touroperadores de destino en mercados donde operamos y ya tenemos clientes. Y esto ya está en marcha, lo lleva el CEO. Queremos doblar la facturación y el beneficio en tres años. La compañía hace dinero todos los años pero, hasta ahora, todas las ganancias se reinvertían en la empresa.

Mucho se ha especulado con la posibilidad de que Logitravel crezca de forma exponencial en el sector hotelero, pero la realidad es que hoy por hoy solo cuenta con un establecimiento.
Nuestro equipo no está trabajando en esta cuestión, puesto que la lleva personalmente Ovidio. Tenemos un hotel, estamos a punto de firmar el segundo y estamos negociando incorporar dos o tres más.

¿Cuál es su modelo de negocio? ¿Alquiler, management o compra?
Cualquier fórmula puede ser válida, depende de las condiciones y el establecimiento.

El pasado mes de enero abrieron su primera oficina física en Madrid. ¿Habrá muchas más?
Fue una oportunidad de marketing y marca. Ahora mismo no hablamos de expandir el modelo. Vamos a hacer una revisión del proyecto a finales de este año y decidiremos. De momento, es seguro que no vamos a tener 50 tiendas.

Sabe usted que en las últimas semanas se ha especulado sobre la posibilidad de que Logitravel esté en venta.
Hoy, Logitravel no está en venta. Nadie puede saber qué va a pasar en dos o tres años. No nos estamos preparando para vender al mejor postor. Ni hemos hablado de la cuestión.

La tecnología es un componente capital en Logitravel. ¿Preside usted una empresa turística o tecnológica?
Turística, sin duda, pero con una tecnología de primer nivel. Contamos con casi 300 ingenieros, que han hecho la práctica totalidad de los programas de la empresa. El equipo, cuando empezó, tenía un perfil más tecnológico, pero se adaptaron y comprendieron el negocio turístico a la perfección.

Uno de los objetivos de la compañía es reducir los costes estructurales, ¿cómo lo van a hacer?
Los costes siempre están en relación con la facturación. Si la compañía crece, la relación con los gastos será mejor. Hacer un buen uso de la tecnología es de gran importancia. Ser más eficientes y aumentar las ventas es fundamental. De hecho, la compañia está creciendo a unos niveles con los que la relación con los gastos ha mejorado.

El Grupo Logitravel cuenta también con el comparador de vuelos Alitravel o el comparador de precios hoteleros Roomdi. ¿Están satisfechos de su funcionamiento?
Creía que conocía Logitravel, pero cuando llegué descubrí cosas increíbles. Por ejemplo, cada año se venden casi 100.000 cruceros en países como España, Francia, Inglaterra, Italia... Hoy en día, el banco de camas supone casi el 30% de nuestra facturación. Además, tenemos un proyecto para vender a través de agencias de viajes físicas independientes. Se llama TravelTour y o lanzamos en 2008. Acumula unos 2.000 puntos de venta.

¿Mantienen negociaciones abiertas para incrementar su volumen de negocio?
Sí, con touroperadores, TMC... Queremos usar la tecnología para hacer partnerships con otras compañías.

Entiendo de sus palabras que los touroperadores tienen futuro, pese al incremento de los clientes directos.
Sí, claro que tienen futuro, pero has de hacerlo muy bien. Hay claros ejemplos de touroperadores que funcionan. Jet2 está trabajando de manera tradicional, pero de forma acertada. Y es evidente que TUI se hace más fuerte año tras año. TUI tiene un modelo propio, diferente. Controla los aviones, los hoteles, las agencias, los autocares. Nosotros pretendemos tener un modelo más tradicional. Queremos comenzar en países como Grecia e ir incorporando nuevos destinos. Hace años, el principal problema era la falta de vuelos, pero hoy hay muchas compañías y conseguir aviones ya no es un problema. Compañías como Easyjet o Ryanair tienen previsto aumentar su capacidad el año que viene. De esta manera, es más fácil contratar.

Pero la tendencia del consumidor final es montarse el viaje por su cuenta.
Hay algo de eso, pero también es cierto que no puede descartarse que operadores aéreos como Easyjet o Ryanair actúen también como touroperadores.

¿Y ustedes como compañías aéreas?
Siempre hay posibilidades. Nada es imposible. No lo descartamos.