El artista argentino recaló con éxito de público en Palma. | Laura Becerra

0

Más de cuatro décadas sobre el escenario aseguran el título de rockero veterano y mítico a Andrés Calamaro. Después de cancelaciones, retrasos y otros obstáculos derivados de la pandemia, el argentino por fin pudo actuar este sábado en el Auditòrium de Palma con Tour 22, una gira que arrancó en 2020 pero que se aplazó por culpa del coronavirus. Con este tour desplegó anoche todos sus grandes logros, temas que han dejado una profunda huella y que se han convertido casi en himnos.

Su nuevo álbum, Dios los cría es precisamente eso, un repaso por su extensa discografía en compañía de los artistas más importantes de la música popular latina. Se trata de figuras musicales de la talla de Raphael, Manolo García, Julio Iglesias, Sebastian Yatra, Alejandro Sanz, Leiva, Julieta Venegas, Vicentico, Iván Ferreiro o Juanes.

El cantautor, que recientemente ganó el Grammy con Hong Kong, su canción con C. Tangana, regaló una noche inolvidable al público mallorquín. Ya lo advirtió en la entrevista con este periódico: «Cada concierto es distinto» y el de este sábado fue, sin duda, una buena muestra en un Auditòrium lleno hasta la bandera. Hacía ocho años que el argentino no actuaba en la Isla y lo hizo acompañado por sus músicos fieles: Julian JK en la guitarra, Martin Bruhn a la batería, Germán GW en los teclados y Mariano Domínguez en el bajo.