El Club Ultima Hora celebra el centenario del nacimiento del director de cine con una proyección de ‘El verdugo’ en el lugar donde se rodó esta obra maestra. | Ultima Hora

3

Hace 58 años, en 1963, Luis García Berlanga (Valencia, 1921 - Madrid, 2010) rodaba en Mallorca la que sería la película más importante de su filmografía y una de las más grandes obras maestras del cine español e internacional: El verdugo. En la Isla, el maestro filmó en Can Barbarà (Palma) y en las Coves del Drach de Porto Cristo, dejando una huella de cariño que todavía hoy sigue latente. Así quedó demostrado anoche en el gran homenaje al cineasta, organizado por el Club Ultima Hora Valores y el productor y miembro de la Academia de Cine Juan Carlos Caro, que tuvo como escenario este emblemático enclave natural, donde se proyectó la citada película. Los populares actores Antonio Resines y Anabel Alonso ejercieron de perfectos maestros de ceremonias de una velada emotiva y mágica que citó a algo más de trescientas personas, entre ellos la familia Berlanga al completo, liderada por sus hijos José Luis y Fernando García Berlanga, sus respectivas mujeres, y los nietos del director.

La gala arrancó con la proyección de El anónimo Caronte, el original regalo que Toni Bestard ofreció a Joan Ferrer en 2007, 44 años después de que el actor natural de Ariany –y que falleció hace dos años– interpretara al carismático guardia civil que, en El verdugo, llamaba a José Luis Rodríguez_(Nino Manfredi) a través de un megáfono interrumpiendo un momento de felicidad con una tragedia para el protagonista, que debe acompañarles para cumplir con su rol como verdugo. «Se ruega a don José Luis Rodríguez, si se encuentra entre los presentes, baje al embarcadero» fueron las palabras que dieron a Ferrer su minuto y medio de gloria. «Aquí en Mallorca, que es un sitio pequeñito, normalmente amplificamos las historias pequeñitas y las convertimos en grandes historias», expresó Bestard, quien calificó el encuentro como «muy metacinematográfico». La producción le valió a Bestard una nominación al mejor cortometraje documental en los Premios Goya de ese año.

De hecho, Resines y Alonso, vestida con capa y tricornio cual guardia civil, evocaron aquella mítica y entrañable escena de El verdugo brindando uno de los momentos más conmovedores de la noche, con el público aplaudiendo largamente a Ferrer y a Berlanga, que aparecían en una fotografía retratados juntos treinta y cinco años después.

Ph02102177-24.jpg
Resines y Alonso evocando una de las míticas escenas de El verdugo.

Sol Carnicero, veterana directora de producción y coordinadora del Año Berlanga, rememoró sus inicios en el mundo del cine junto al director de La vaquilla y La escopeta nacional. «Mi carrera empezó hace más de cuarenta años junto a Berlanga. Trabajar con él ha sido sin duda lo más importante de mi carrera. Luis era muy exigente pero divertido, era riguroso pero hacía que trabajar con él fuera también entretenido, como si estuviéramos jugando», contó visiblemente emocionada, pues considera a los Berlanga como su propia «familia».

Paseo

Justo después fue el turno de Maria Antònia Truyols, regidora de Turisme del Ajuntament de Manacor. Agradeció a la familia Servera el gesto de ceder este espacio natural para este acto y relató que «todavía hoy hay quien recuerda al equipo de rodaje paseando por la playa, acercándose a las Coves Blanques, tomándose una tapa en el Bar Lorento o visitando el cine Novedades, que era donde iban visualizando lo que filmaban». Truyols concluyó su discurso con un «¡Viva el imperio Austrohúngaro!», un guiño al fetiche del maestro en sus guiones.

Por su parte, el primogénito del director y guionista valenciano, José Luis García Berlanga compartió el germen de la historia de El verdugo. «Mi padre leyó en algún periódico que ‘víctima y verdugo tuvieron que ser atendidos’. Esa historia de dos condenados, uno a morir y el otro a matar, originó esta obra maestra», explicó. «La pena de muerte, que ahora no nos parece natural, sí lo era durante el franquismo. La película muestra lo terrible que puede ser la sociedad, que obliga a alguien que no quiere ser un asesino a matar a otra persona. Aunque el filme es divertido, al final te da una patada en el estómago. En ese sentido, son obras casi propias de Shakespeare que abordan las tragedias del ser humano», agregó.

club UH Homenaje Berlanga foto morey _22.jpg
Toni Bestard.

En este sentido, José Luis García Berlanga destacó el papel del Club Ultima Hora y el Grup Serra, y del productor Juan Carlos Caro, para que este homenaje fuera una realidad. Además, aprovechó la oportunidad para mandar un mensaje cargado de ilusión: «Juan Carlos tiene todavía otro sueño, traer la gala de los Premios Goya a la Isla y lo apoyaré en lo que haga falta». Una declaración de intenciones ovacionada por los allí presentes. Por último, el hijo mayor del cineasta agradeció el cariño recibido y explicó que «he pasado muchos años en Ses Salines, donde también nació un hijo mío, que fue al colegio a Palma». «Esta Isla es un paraíso y mi padre también lo supo ver. Este es el homenaje más original de todos los que le han hecho», aseguró.

Mientras, Antonio Resines y Anabel Alonso coincidieron con el primogénito del genial director en la vertiente de «denuncia social» de El verdugo y de toda su filmografía, y afirmaron que «reírse de las cosas más terribles de la vida era la manera que tenía Berlanga de ver la vida», un aspecto que plasmó en sus trabajos con gran maestría.

palma entrega siuirells familiares de Berlanga foto morey

Encuentro en Ca n’Eduardo. Este restaurante del Paseo Marítimo de Palma fue el lugar escogido para celebrar una distendida comida en la que esta casa entregó los Siurells del Club Ultima Hora a los familiares de Berlanga y también a otros de los impulsores del homenaje de anoche en las Coves del Drach. En la imagen, de izquierda a derecha: Jorge García Berlanga, Fernando García Berlanga, Carmen Serra, Juan Carlos Caro, Sol Carnicero, José Luis García Berlanga y Antonio Resines.

club UH Homenaje Berlanga foto morey _11.jpg

Pedro Barbadillo, Paula Serra, Carmen Serra, Catalina Cladera, Miquel Oliver, Andreu Serra, Catalina Solivellas y Pedro Rullán, en la entrada a las Coves del Drach.

club UH Homenaje Berlanga foto morey _04.jpg

De izquierda a derecha: Jorge García Berlanga, Sol Carnicero, Mar Alcón, Fernando García Berlanga, María Arostegui; José Luis, Fidel y Luis García Berlanga, Clara Fernández, Juan Carlos Caro y Ana Pérez- Lorente.

Asistentes

Entre los trescientos asistentes a la ceremonia no faltaron autoridades y rostros de la sociedad y la cultura isleña. Entre ellos, el alcalde de Manacor, Miquel Oliver; la presidenta del Consell, Catalina Cladera; el conseller de Turisme del Consell; la directora general de Cultura del Govern, Catalina Solivellas; el regidor de Cultura del Ajuntament de Palma, Antoni Noguera; el director general de Difusió i Promoció Cultural de Cort, Marcos_Augusto, o Pedro Barbadillo, presidente de la Mallorca Film Commission. Tampoco se perdieron la velada el coleccionista Joan Guaita; los actores Pep Noguera y Pepa Charro, o el escritor y editor de Ifeelbook Miquel_Horrach –ganador del último Premi Ciutat de Palma de Novel·la–, entre muchos otros.

Sin duda, fue una noche de película. La magia de Luis García Berlanga iluminó de nuevo las espectaculares Coves del Drach en un homenaje bañado de emociones, donde se compartieron anécdotas llenas de nostalgia y cariño hacia este genio de nuestro cine.