Las autoridades han visitado este martes las obras en Bellver. | Ajuntament de Palma

30

Las obras de rehabilitación en estructuras históricas tienen ese punto de 'en búsqueda del tesoro'. Y, a veces, no siempre, da sus frutos; y bajo todo aquello que ya parecía una joya en sí misma aparecen otras que cambian la lectura y, en consecuencia, el entendimiento y el valor de lo que ya teníamos. La rehabilitación en el Castillo de Bellver, que comenzó hace ahora un mes, ha sacado a luz un valioso hallazgo, una estructura de época medieval; «una estructura de cierre del paseo de ronda, en forma semicircular». Así lo ha explicado este martes Magdalena Rosselló, la directora del Castillo de Bellver.

La obra, a la que se destina un millón de euros, trata de consolidar estructuralmente el segundo recinto defensivo, reponer los lienzos en estado de ruina del Bastió de Ponent y realizar un estudio de la pavimentación del foso interno, a fin de evitar la degradación de uno de los monumentos más visitados de Mallorca. La rehabilitación se prolongará durante un año, pero en este primer mes de trabajos se han hallado estas estructuras medievales, en las que ahora se harán catas para saber tanto la altura del muro como su calidad. Y de este modo, junto al resto de trabajos, poder tener una idea de cómo ha evolucionado este bien patrimonial a lo largo de la historia. En este punto, está previsto que se excave la zona entre este muro medieval y la muralla moderna del siglo XVI para ver si aparecen nuevas estructuras que cierren estas dos construcciones.

Al margen de este hallazgo, los trabajos en Bellver avanzan en distintos puntos. Se ha levantado ya el pavimento de losas de mares de toda la zona que se tiene previsto intervenir y se ha retirado una capa de 25 centímetros sobre la cual éstas descansaban. Según han explicado este martes, esta losas, instaladas hace unos cuarenta años, han provocado un problema de drenaje que ha afectado al subsuelo por filtraciones. Con estas obras se subsanará.

Desde hace ya tiempo, uno de los tramos de la muralla se encontraba apuntalada. Ahora ya se ha numerado y se ha comenzado su desmontaje.

Pese a que Bellver se encuentra en obras, sigue abierto al público. Además de toda esa intervención, Cort también está trabajando en la renovación del alumbrado y la restauración de los caminos interiores del bosque.