La actriz Ana María Ventura. | Twitter: @culturagob

1

La actriz Ana María Ventura ha fallecido a los 98 años de edad en Madrid, tras una larga e intensa carrera, durante la que trabajó con los mejores directores teatrales, según ha informado este jueves el Instituto Nacional de las Artes Escénicas y de la Música (Inaem).

«Despedimos con tristeza a la actriz Ana María Ventura, memoria de nuestro teatro. Una artista entrañable y de vasta cultura, que engrandeció nuestras tablas y atesoró el cariño de toda la profesión», ha señalado el Inaem en las redes sociales.

Ana María Ventura nació en Barcelona en 1923 y dio sus primeros pasos en el mundo de la interpretación en la compañía de Isabel Garcés, para pasar en los años cincuenta a la de Catalina Bárcena.

A finales de los años cincuenta entró en el Teatro Infanta Isabel de Madrid con Julia Gutiérrez Caba y participó en el estreno de «Sublime decisión», de Miguel Mihura.

Trabajó también bajo la dirección de Adolfo Marsillach y en la compañía de Alberto Closas, antes de ser parte de la compañía del Teatro Nacional María Guerrero. «Formó parte de una generación de mujeres que lucharon contra la hegemonía masculina en la escena para encontrar un espacio que les pertenecía por derecho. Perdemos un símbolo de nuestro teatro más reciente. DEP», ha señalado hoy el Centro Dramático Nacional.

Ana María Ventura, que estuvo casada con el actor Jose Luis López Vázquez, del que se divorció, fue actriz fetiche del dramaturgo y director Francisco Nieva y también trabajó con José Luis Alonso, Núria Espert y Lluís Pasqual.

Entre las muchas obras teatrales en las que participó se encuentran «Tío Vania», «Doña Rosita la soltera», «Tirante el Blanco», «Luces de Bohemia», «Romance de lobos», «Don Álvaro o la fuerza del sino», «Tres sombreros de copa», «La bella Dorotea», «El círculo de tiza caucasiano» o «La señora Tártara».

Realizó también incursiones en cine y entre sus películas cabe destacar «Nunca pasa nada», de Juan Antonio Bardem, «La colmena» y «La casa de Bernarda Alba», ambas de Mario Camus, y «Tata mía» de José Luis Borau.

Asimismo, actuó en diversas series televisivas durante los años 90 y había participado en obras teatrales para el programa dramático de Televisión Española Estudio 1 en los años 60, 70 y 80 del pasado siglo.