Hubo mucho movimiento en el estand de la editorial Dolmen en esta feria en Avilés.

1

Dolmen Editorial presentó las últimas obras de Anna Starobinets, Henrik Tamm, director de arte de Shrek y Guardianes de la Galaxia 3; y del mallorquín Alberto Moreno en el Festival Celsius 232, celebrado la semana pasada en Avilés (Asturias). El sello, que acudió por primera vez con estand propio a la principal feria nacional de literatura de terror, fantasía y ciencia ficción, presentó en la localidad asturiana En la guarida del lobo, primera parte de la saga Crímenes bestiales, de la escritora rusa Anna Starobinets, famosa a nivel mundial por sus libros de fantasía y ciencia ficción. También firmó Gatlántida, con portada de Tomeu Morey.

«Enrique Vegas, que presentó Leinad, y Anna Starobinets formaron, en las firmas, colas importantes de seguidores alrededor del espacio de Dolmen», explicó su editor y escritor, Vicente García, quien también rubricó sus novelas de las sagas Las crónicas de Esther y El libro de Sarah. Igualmente, la editorial mallorquina presentó en Avilés la novela del mallorquín Alberto Moreno, Flash Gordon, Retroverso. Luz que dejo atrás, que ha convertido en literatura una historieta de Flash Gordon cuyos derechos como cómic posee Dolmen.

Saga

Dolmen también mostró al público el último cómic de la saga creada por Henrik Tamm, director de arte de Shrek y Guardianes de la Galaxia 3, titulada Ninja Timmy. Tamm firmó ante numeroso público en el estand isleño de la feria.

Finalmente, en el puesto del sello palmesano estuvieron los autores Fernando Llor (novela ilustrada Humor artificial), Elio Quiroga (Gotas) y Víctor Conde (El beso de Copacati). «Conde es el reinventor en España de los géneros de vampiros, hombres lobo y zombis», aseguró García, quien también anunció que la próxima presencia de Dolmen en una feria –no acudía a ninguna desde septiembre del año pasado– será en la del cómic de A Coruña, este mismo agosto.

Asimismo, el editor lamentó las escasas ayudas de las administraciones balear, tanto el Consell como el Govern, con respecto a la industria de la cultura. «La burocracia es muy complicada, además de no apoyar lo suficiente a la única editorial mallorquina con proyección nacional. Además, publicar en castellano parece no ayudar demasiado», concluyó García, quien propone la celebración de un festival de cómic y literatura en Mallorca.