0

«Ilusión» y «ganas» son las palabras que más repiten los galeristas y artistas mallorquines que participarán en la edición estival de Arco Madrid 2021, que celebrará su 40 edición entre el 7 y el 11 de julio en el recinto ferial de Iefema. Este evento, que normalmente se celebraba a finales de febrero, rebaja el el número de galerías de 205 el año pasado a 131 en esta edición.

Las galerías isleñas presentes serán tres (no acuden Pelaires ni Kewenig): Horrach Moyà, L21 y Fran Reus con propuestas originales en una feria cuyo objetivo es reactivar el mundo del arte. La galería L21, dirigida por Óscar Florit, se plantea un gran estand («el mayor que hemos tenido hasta el momento») con propuestas de los quince artistas a los que representa en sus dos sedes isleñas. The Storage (almacenamiento) será el título de su espacio en Arco. «Como ya hicimos el año pasado con Home, sweet home o el anterior, con un salón de juegos domésticos, con una mesa de billar en el centro del expositor, este año trabajamos el concepto de almacén para mostrar nuestras creaciones al público madrileño y a los coleccionistas», señala la coordinadora de L21, Esmeralda Gómez.

En cuanto a Horrach Moyà, una de las galerías con más participaciones en la feria, apuesta por las piezas de Muntean & Rossemblum, Lawrence Weinner, Alicia Framis, el artista solleric Girbent y Susy Gómez.

«Participar en Arco siempre es ilusionante y especialmente después de esta época tan complicada; si bien es cierto que la fecha, en pleno verano, puede perjudicar en cuanto a la asistencia del público», asegura Joan Antoni Horrach «Creo que el coleccionista, que me consta que mantiene esa misma ilusión, apoyará una vez más esta feria internacional que, sin duda alguna, es la más importante que tiene lugar en España y una de las citas claves en Europa».

Por su parte, la galería Fran Reus, en su segunda participación en el espacio Opening, se decanta por Bel Fullana (Son Carrió, 1985) y sus «chicas liberadas, gamberras y hedonistas que quieren pasárselo bien por encima de todo»; y por las creaciones de la alicantina Mari Reme Silvestre que «aluden al cuerpo como un objeto de culto en la sociedad contemporánea» dando vida a ambientes donde se hace referencia a la salud, al imaginario deportivo y al cuerpo desde un punto de vista de poder (bio) político. Al mismo tiempo, en un espacio anexo, Reus mostrará la instalación de Marian Garrido, finalista de los Premios Veepee a la Creatividad. «Este es el pistoletazo de salida a las ferias más importantes post-pandemia», explica Reus. «Hay ganas de volver a la normalidad, entre comillas, y ganas de hacer cosas en el mundo del arte. Es un placer y da energía empezar de nuevo con la programación ferial».

Finalmente, el artista Robert Ferrer i Martorell acudirá por tercer año consecutivo al estand de Espacio Valverde, dirigido por Jacobo Fitz-James Stuart. «Mostraré mis últimas piezas de gran formato centradas en la modulación, realizadas en aluminio y metacrilato, una continuación de las que llevé a la feria Estampa», señala, y añade: «Ya es hora de que el calendario de ferias se vaya normalizando. Acudo a Madrid con mucha ilusión y ganas en un año en el que nos ha costado mucho sacar proyectos adelante».