Diferentes fotos tomadas a Socias en 1982 a propósito de la edición del libro ‘Cicle lunar’. | GABRIEL RAMON

1

La subcultura queer eclosionó entre finales de la década de los 70 y el despertar de los 80 del siglo pasado; la mayoría de veces, en la clandestinidad, casi desde el ‘armario’. Una barrera que, en el caso de la literatura, algunos autores trataron de romper. En Balears, el gran pionero de ese movimiento fue Biel Mesquida, con trabajos como la novela L’adolescent de sal (1975) o los versos de El bell país on els homes desitgen els homes (1985). Ahora, un nuevo nombre ayudará a completar ese relato, el del fallecido Toni Socias (Campanet, 1958 - Palma, 2018). La Nova Editorial Moll acaba de rescatar su poemario Cicle lunar, de 1982, un libro «inaccesible, no se puede encontrar en prácticamente ningún sitio»; unas páginas en las que esta figura poliédrica –fue escultor, diseñador, escenógrafo, músico y cantante, entre muchas otras facetas– habla, sobre todo, «del amor, el deseo y el cuerpo», detalla el director literario de Nova Editorial Moll, Tomeu Canyelles.

La publicación, que ya está en librerías con una renovada edición que incluye poemas e ilustraciones inéditas, así como un epílogo de Sebastià Portell (Ses Salines, 1992), tiene su germen en la investigación realizada por el propio Canyelles y Sofía Moises como comisarios de la exposición Vida i color, Palma i els anys 80 des de la mirada de Toni Socias, en la que también colaboró el viudo de Socias, Miguel Díaz, y que se exhibió en 2019 en el Casal Solleric de Palma. «La experiencia de trabajar en la exposición nos permitió conocer registros de Toni que no eran tan visibles como lo había sido su figura musical y artística», cuenta el editor. Se encontraron con Cicle lunar y rescatarlo suponía «un ejercicio de recuperación literaria», prosigue.

Cicle lunar se lanzó de manera tímida, sin hacer demasiado ruido, en el año 1982, pero sigue siendo «absolutamente vigente, porque trata de hacer entender a las personas que existen otras maneras de amar más allá de las normativas». Para Canyelles, estamos ante un poemario que, «aunque se publicase en los 80 y hayan pasado cuarenta años desde entonces, sigue siendo un libro salvaje, rompedor y provocador en el buen sentido, realmente es un título que tiene un gran valor, no lo publicamos porque el nombre de Toni Socias es ya de por sí atractivo, sino por su gran calidad», matiza Canyelles. Es un volumen «que habla mucho de lo cíclico, algo muy presente en toda la obra de Socias». Además, uno de los poemas está dedicado a su gran amigo Fernando Estrella, quien fuera su compañero en el grupo musical Peor Impossible en los 80 y una de las caras más legendarias del Bar Flexas.

«Rareza»

Por su parte, Sebastià Portell, que firma el epílogo de Cicle lunar, califica este libro como «fantástico, una rareza en todos los sentidos, habla de un deseo raro». «Es difícil de clasificar por lo imprevisto que resulta, eso no pasa siempre y es algo que tenemos que celebrar», narra el escritor y ensayista de Ses Salines, autor al mismo tiempo de Amors sense casa. Poesia LGTBQ catalana (2018), libro en el que «habría incluido a Toni Socias, pero desconocía la existencia de este poemario», lamenta. De hecho, «si hay una nueva edición incluiré algún poema de Toni en un anexo o algo así», sostiene.

Aunque Portell conocía la figura de Toni Socias, fue en la citada exposición en el Casal Solleric donde se empapó de él. «Me encantó, me fascinó», confiesa el escritor, quien detalla sobre el epílogo de Cicle lunar: «Lo quise enfocar desde un punto de vista de su lectura, no hablo de la figura del autor, cuando hablamos de libros lo mejor que se puede hacer es eso, hablar del libro, y éste merece una lectura centrada en el texto». «Quería hablar de esa rareza, quería relacionar este libro con otros que han venido después y demostrar hasta qué punto Toni Socias fue un visionario con recursos, con imágenes, quise hacerle un poco de justicia y situarlo en un contexto que explicase que en su momento Cicle lunar no se supo leer o no se quiso leer», reflexiona. «Me consta que a su viudo le ha gustado y eso es suficiente para mí», añade.

El poemario es una de las novedades de la Fira del Llibre de Palma, que arranca hoy, aunque la presentación oficial tendrá lugar «a finales del mes de junio», precisamente, coincidiendo con la semana del Orgullo LGTBI+.