RaquRaquel Riba Rossy, en una imagen promocional. | GUIOMAR GONZÁLEZ

1

Lola Vendetta, conocido personaje de cómic creado por Raquel Riba Rossy (Igualada, Barcelona, 1990), regresa a las páginas con Una habitación propia con wifi (Lumen). Se trata de la cuarta entrega del alter ego de la autora catalana, que esta tarde, a las 19.00 horas, presentará acompañada por Sílvia Suau en Can Balaguer (Palma), invitada por la librería Drac Màgic. Con este título, Riba alude a la célebre obra de Virgina Woolf a la vez que «amplía el concepto». «Mi idea era que la habitación propia es física pero también mental. En el caso de Lola, no llega a tener ni habitación propia al final, aunque sí que tiene la sensación de tenerla, pues hay cierta paz en ello», justifica la autora.

Riba cuenta que el libro «surge de lo que comúnmente llamamos burn out o estar quemada por el trabajo, por el sistema en el que vivimos y en el que vamos tan rápido y no podemos frenar. Y así empieza. Durante estos últimos años he estado muy comprometida con la lucha feminista y una acaba reventada y necesita salir del sistema para no enfermar. Así que Lola, y en parte yo también, decide dejarlo todo, dejar la ciudad, y empezar de cero en el campo. Y justo empieza el confinamiento», cuenta Riba.

Encierro

Sobre esta situación de encierro, la autora reconoce que «el confinamiento ha supuesto un aprendizaje en muchos sentidos. Pasé el confinamiento con unos amigos muy tranquilos y sanos, hice una descompresión y sentí una energía muy positiva, aprendí a generar un espacio de paz», apunta. «Es muy cómico que alguien tenga que decirte que respires, que frenes, y qué vorágine vivir a este ritmo, que no es humano ni sano», añade.

De hecho, Riba recuerda que «Lola Vendetta surgió en un momento en el que llegué a una cúspide de colapso psicológico en mi vida y como siempre de pequeña dibujaba para entenderme, incluso inconscientemente. Dibujaba compulsivamente después de vivir situaciones estresantes. Después te haces mayor y lo vas ordenando y, encima, he podido dedicarme a ello. Es algo que hago para mí, pero el hecho de que haciéndolo muchas personas se sientan identificadas hace que sea un trabajo conjunto. Al fin y al cabo no somos tan diferentes». «Para mí el camino del empoderamiento ha sido más fácil a través de un personaje de cómic, pero hay gente que no tiene uno para conseguirlo, para mirarse en él. Lola para mí es un espejo en mi día a día, siempre está allí y es con ella con quien tengo un diálogo interno», confiesa.

En Una habitación propia con wifi, el triángulo temático son: capitalismo, feminismo y ecologismo. «Un problema favorece que el otro crezca. La perspectiva feminista ayuda mucho a entender como está cayendo el sistema. En este sentido, me encanta escuchar las charlas en YouTube de Yayo Herrero, que reflexiona sobre las desigualdades tan bestias que causa el capitalismo, que siempre perjudica a las mujeres en situación de precariedad y de la que nos aprovechamos los países ricos o privilegiados. Recuerdo aquí también al gran Arcadi Oliveres, que murió hace poco, pero su sabiduría permanecerá para siempre gracias a sus vídeos, podcasts y libros», aclara.

Sobre el humor tan característico de Lola Vendetta, Riba asegura que es «algo natural en mi familia, mis hermanos también son así». «Mi hermano, el Campeón que sale en los cómics, tiene una discapacidad y mi hermana tuvo cáncer. La discapacidad de mi hermano ha sido un filtro de gilipollas y, a su lado, ves la vida con otros ojos y el sistema superficial y de apariencia no funciona ya para vivir, no encaja con la realidad. Mi hermana también hacía muchas bromas cuando estaba enferma y la verdad es que, además de llorar claro, también nos reímos mucho. Creo que lo que da más miedo del humor es que seas capaz de reírte de tus propias desgracias, de lo peor que te ha pasado en la vida, porque así te construyes una armadura indestructible».

En julio, la artista catalana lanzará su primer proyecto musical, que verá la luz tanto en plataformas digitales como en formato físico, en CD y en vinilo. Esta iniciativa, que aúna música y dibujo, sus dos artes, surgió durante el confinamiento a raíz de los «multicovers que publicaba en Instagram Carlos Avatar».

Portada del nuevo libro de Lola Vendetta.