El actor Tomasz Kot, protagonista del filme, en un momento del rodaje.

0

Kike Maíllo (Barcelona, 1975) estrena este veirnes a su nueva película en Filmin, plataforma fundada, entre otros, por el mallorquín Jaume Ripoll, sin pasar por las salas. Se trata de Cosmética del enemigo, una perturbadora película de suspense con trasfondo de thriller psicológico, feliz de poder hacerlo en un año en el que la pandemia condenaba a las cintas a «no verse en ningún sitio».

«La crisis de exhibidores va a ser brutal, y si salimos de la pandemia el próximo año, pues a ver, porque le hemos dado la puntilla a un largo proceso que ya viene de lejos. Hemos visto cómo las salas se iban despoblando y aguantando el tipo, pero aún no le habíamos dicho al espectador que llegaría el día en que vería películas de estreno en su casa», señaló ayer Maíllo.

Y si las grandes compañías americanas están de acuerdo, «pues ya está todo hecho», comenta el director en un descanso del rodaje de la serie Alma, de Netflix. «Los creadores hacemos las películas para que se vean en las mejores condiciones posibles, no porque seamos pijos, sino por la inmersión: yo disfruto mucho más de una película si mis sentidos están completamente cubiertos por algo más grande que yo y eso es la sala de cine». Se muestra encantado de poder estar con Filmin «en un año en el que el destino de las películas era no verse en ningún sitio».

Cosmética del enemigo es su primera cinta internacional, en inglés y una adaptación del libro homónimo de la polémica escritora Amélie Nothomb.