El reconocido escritor Antoni Serra, | Archivo

38

«Yo creo en Dios porque es la única esperanza que me mantiene en el deseo de destruirle». Esta frase de tintes nihilistas fue la condena de Marius, la segunda novela de la trilogía Camino de la horca del mallorquín Antoni Serra que vio cómo el franquismo secuestraba su obra y destruía toda su tirada. Ahora, casi medio siglo después, la Nova Editorial Moll ha decidido ponerse como máxima que sin pasado no hay presente, y quiere recuperar a Marius del destierro al que le destinó la censura con una reedición en catalán que sirve para continuar con su labor de «poner en valor a los autores baleares de la generación de los 70».

Tomeu Canyelles, quien se puso al frente de Moll en diciembre del año pasado, se propuso como uno de los destinos de esta nueva aventura «recuperar obras poco conocidas o, como en este caso, que no llegaron a tener un recorrido comercial» a través de reediciones conmemorativas. Ese es el caso de la obra de Serra, que «estuvo en el punto de mira desde el primer momento y merece ser puesta en valor».

PALMA. HISTORIA. Tomeu Canyelles , Historiador.
El director de la Nova Editorial Moll, Tomeu Canyelles.

A pesar de que la obra original fue escrita en castellano, desde la Moll explican que han decidido llevar a cabo una traducción al catalán porque «casi toda la producción de Serra es en esta lengua» y así se genera «una oportunidad interesante para hacer memoria y reivindicar nuestro patrimonio literario». El responsable de la traducción es el filólogo y músico, Jorra Santiago, «haciendo una apuesta por la juventud», y saldrá publicada en la colección Raixa, generando una ocasión para que el lector «pueda saber un aspecto menos conocido de la obra de Antoni Serra».

Prólogo

Para contextualizar Marius y los motivos que la llevaron a ser la segunda obra secuestrada en el estado español, será la experta Pilar Arnau, quien ya ha trabajó en la obra, quien elaborará un estudio preliminar que conmemore la publicación original y acompañará la reedición con un prólogo. De esta manera se podrá comprender mejor no solo la figura del protagonista, un «profesor de filosofía uraño y escéptico con tendencias paranoicas», sino el caso de una novela difícil de encontrar ahora al «no haber ningún ejemplar en Mallorca quitando el de la biblioteca March y el que tiene el propio Serra».

Los motivos que llevaron a la Dirección General de Información y Turismo de Baleares a censurar el libro son «que atentaba contra la moralidad católica, los principios de la Iglesia y era un ataque al orden público y la seguridad general del Estado». El Ministerio se basaba en frases que hablaban abiertamente del deseo de destruir a Dios, aunque la propia Arnau comenta que duda de si «fue censura política o un ataque a su autor que en aquella época colaboraba en artículos de cultura y lengua así como encuentros literarios».

Curiosamente, la novela sí pasó la censura en un primer momento, logrando una reducción mínima en comparación con el resto de la trilogía, pero «un año después se retiraron los ejemplares no vendidos y los que había en los almacenes de librerías», convirtiendo a Marius en un libro proscrito en España. Todo acabó con una sanción de 25.000 pesetas y el secuestro definitivo, pero «el arma de Serra era su pluma y, aunque acabó pagando, primero escribió una carta muy valiente al Ministro», dice Arnau.

Portada de ‘Destinos’, que, como ‘Marius’, forma parte de la trilogía ‘Camino hacia la horca’.

Emoción

Nunca es tarde si la dicha es buena, y eso es justo lo que siente Antoni Serra que confiesa «sorpresa porque no me lo esperaba. Es muy agradable y en cierta manera me ha emocionado». Ahora, media vida después, Marius saldrá de su ostracismo gracias a la Nova Editorial Moll, y lo hará cumpliendo así uno de los «deseos del propio Serra, quien explicó que era la única que le gustaría reeditar en catalán».