«Riffs y atmósferas de sintetizadores» centran el segundo EP de los mallorquines Jane Yo

| Palma |

Valorar:
preload
La formación mallorquina Jane Yo.

La formación mallorquina Jane Yo.

28-04-2017

Un oscuro magnetismo se cierne sobre las canciones de Jane Yo. En ellas, el delirio postpunk se mezcla con la luminosidad del sintetizador, creando un prolongado y maravilloso estado de confusión sonora en el que perderse. Enaltecido por la voz de su vocalista, August Cortés, que rebosa actitud por los cuatro costados. De acuerdo, lo que hacen no es nuevo, como casi nada en una escena lanzada a devorarse a si misma, pero lo cierto es que su propuesta funciona con la precisión de un reloj suizo.

El cuarteto acaba de publicar Continue (Espora Records), seis cortes grabados en los estudios Favela de Palma bajo la supervisión de Pep Toni Ferrer y Michael Mesquida. Este material será objeto de revisión el 29 de abril en el Novo Café Lisboa (Palma), a las 22.00. Como su nombre indica, este EP sigue una línea continuista, que se desmarca de su EP de debut (All the clocks), registrado de forma «más espontánea, en directo y en una sola sesión», explica Cortés. «En Continue hemos intentado elaborar más los temas y de alguna manera hemos querido buscar más matices, terminar de redondear el producto final», prosigue el vocalista del conjunto balear.

Sus armonías vocales, su densidad atmosférica, su delicadeza pop y sus nebulosas influencias (My Bloody Valentine, Echo & The Bunnymen, Ride...) empastan un discurso rematado por el pulso seco de la batería, un instrumento que sobrevive en cualquier contexto musical, y que en Jane Yo reclama su protagonismo desde la discreción, siendo además el contrapunto estético a la sinuosa voz de Cortés. La experiencia sonora es el equivalente a subirse a una montaña rusa «de riffs y atmósferas de sintetizadores», forjada «en nuestro local de ensayo, como el rock de vieja escuela», subraya Cortés. En cuanto a sus textos, huyen de lo específico dejando entrever cosas para que el oyente saque su propia composición de la historia. «Es nuestra forma de componer. Redactar un texto en inglés nos resulta complicado. La verdad es que más que historias elaboradas buscamos sugerir con los sonidos y las melodías».

Comentar

* Campos obligatorios

De momento no hay comentarios.