Mojinos Escozíos, una banda que actuará en Sant Sebastià. | Redacción Cultura

4

Estribillos como 'Déjame que te acaricie el chow chow' o' Me juego los dedos chicos de la mano que esta no va a ser la canción del verano' no dejan espacio a la duda: Mojinos Escozíos es una de las bandas que mejor mezcla el humor grueso e irreverente con el rock. Siguen dejándolo claro en su último disco, Selfies, bragas y rocanró, y si aún quedan escépticos podrán despejar dudas en las fiestas de Sant Sebastià (19 de enero, Plaça Joan Carles I, 01.15), cuando el conjunto catalán desplegué su ironía bañada en rock an roll.

Selfies, bragas y rocanró, o lo que es lo mismo: Algo que está de moda, algo que ya no se lleva -los tangas han tomado el relevo- y algo eterno. «Así somos los Mojinos», resume ‘El Sevilla’, alias de Miguel Ángel Rodríguez, líder de una banda que lleva dos décadas en el candelero, catorce discos publicados y más de un centenar de conciertos al año.

Pelo largo y rizado, barba espesa y charla fluida, el personaje no decepciona... Asegura ‘El Sevilla’ que la barba «me la tuve que dejar para que no me confundieran con David Bisbal». A pesar de su escasa repercusión en prensa, Mojinos Escozíos son todo un fenómeno al que «por el volumen de conciertos no le veo fin». Tienen ese je ne sais pas quoi que conecta con la calle puenteando a los medios.

Rodríguez, que compagina el grupo con apariciones en televisión y radio, además de cultivar su faceta de monologuista y escritor, dispara ráfagas verbales desternillantes: «Recuerdo nuestro primer concierto, fue en el Pub Darwin de Parets del Vallés [Catalunya], la Guardia Civil lo interrumpió al tercer tema...», apunta.