Pablo Padin, interpretando a Freddy Mercury. | Redacción Cultura

0

Aterriza por fin en la Isla el grupo calificado por la revista Rolling Stone como «el mejor show sobre Queen del mundo». Después de visitar Menorca, Dios salve a la Reina se podrá ver en Palma. Desde las 21.30 horas en el recinto de Son Fusteret. Hablamos con el cantante Pablo Padin (Argentina, 1975).

—La prensa habla maravillas de su grupo, las expectativas para hoy son bastante altas...
—La verdad es que es una sorpresa que nos cataloguen así, porque nosotros nunca aspiramos a tanto. Queríamos hacer un tributo con la mayor fidelidad y respeto posible, y a medida que fuimos creciendo, fueron llegando reconocimientos.

—La banda lleva más de 15 años de trayectoria. ¿Cómo empezaron?
—Empezamos en el año 98 en nuestra ciudad, Rosario, en Argentina. Éramos cuatro jóvenes... Bueno, somos [ríe]. Siempre nos gustó Queen y la pasión por tocar este tipo de música nos unió. Así que empezamos a tocar en pequeños teatros, bares...

—Y de bares a giras por todo el mundo. ¿Algún lugar que haya destacado por su público?
—No tengo un público predilecto pero en España hay una efusividad muy grande, son muy rockeros. En Brasil, también; y en Inglaterra, donde nacieron todas estas grandes bandas que han quedado en la retina de todo el mundo.

—Actuar en la cuna de la banda sí que sería un buen tributo...
— Fue la hostia. Actuamos ante 25.000 personas.

—¿Supone mucha presión imitar a un grupo tan conocido?
—Conocido y difícil. Es muy complicado plasmar todo su glamour y polifonía. Ni el mismo Queen sonaba igual que en sus discos, así que yo diría que es todo un desafío.

—Desafío que se facilita un poco gracias a su sorprendente parecido...
—Hay toda una similitud natural que vino de la madre naturaleza y que ayuda bastante a todo este encuentro visual [ríe].

—Pero además de esa «similitud natural», ¿por qué decidió imitar a Freddy Mercury?
—Fue un accidente. En el año 98 empezamos a tocar y en el 2000 me dejé bigote. Empecé a imitarlo, a ponerme sus ropas... Empecé a probar qué pasaba y a la gente le fue gustando.

—¿Por qué usan el himno de Reino Unido como título?
—Nos pareció que sonaba bien. Pese a ser un poco largo, nos gustaba que, de alguna manera, Dios siga salvando a la reina, que es Queen.

—Por último, ¿cancion favorita?
—Me gustan todas, pero me quedo con Bohemian Rhapsody, una canción que marcó un hito en la historia del rock.