0

Encontró en Estados Unidos, a caballo entre Nueva York y Miami, su rincón para «dar rienda suelta a mi imaginación y a mi pincel». El artista mallorquín Domingo Zapata se ha hecho un hueco en la escena yanqui y, hoy en día, su obra se cotiza al alza, un camino que, según confiesa, «sólo esta empezando, todavía me queda mucho por recorrer». En cambio, su próxima parada profesional está a miles de kilómetros de Norteamérica, ya que el creador es uno de los participantes de la sección Off de la 55 edición de la Bienal de Venecia.

Incluso el prestigioso periódico The New York Times le dedicó la portada de su suplemento Style, publicación que dio a conocer a nombres cumbre del arte contemporáneo como Basquiat, «todo un honor y un lujo que no esperaba». A pesar de estar en boca de todos, Zapata está concentrado ahora en su intervención en el Palazzo da Mula de la ciudad de los canales italiana, una acción que basa en su tradicional trazo expresionista y figurativo, en el que juega con elementos del arte moderno y del impresionismo francés, una técnica que busca un «impacto visual» y que crea a partir del spray o el grafiti, «iconos del pop». Integran la exposición 16 obras, entre óleos y acrílicos, y cuatro mosaicos de «estilo bizantino» hechos con piedra y con mármol, cristal y otras cuatro esculturas.

La vertiente artística de Domingo Zapata no es la única faceta que ha llamado la atención de los medios. Los flashes de los paparazzis andan tras sus pasos después de sus rumoreados romances con estrellas de Hollywood como Scarlet Johansson, Sofía Vergara o Lindsay Lohan, aunque el pintor prefiere no darle importancia.