Joan Valent, acompañado de Malena Estrany, Ludovic Bource y Bartomeu Cifre. | M. Joy

8

El Ajuntament de Pollença ha pagado a dos empleadas municipales del área de Cultura 5.733 y 1.700 euros, respectivamente, por las horas extras realizadas durante la última edición de su festival de música entre los meses de julio y agosto de 2012. El artículo 35 del estatuto de los trabajadores establece que no se podrán superar las 80 horas extras en un año.

La regidora de Cultura Malena Estrany confirmó ayer el dato, si bien no supo precisar si se ha superado el máximo legal permitido. Estrany insistió en que «todos los años ha habido una cantidad similar de horas extras» y opinó que «el trabajo se ha hecho y hay que pagarlo».

Convergència per les Illes pedirá cuentas sobre esta cuestión al equipo de gobierno (PP-Lliga-Grupo no adscrito) en el próximo pleno ordinario, previsto para este jueves. «Si Estrany contrató al señor Joan Valent por 18.000 euros como director del festival presumiendo de que era económico, nos cuesta entender con todo el respeto a los trabajos realizados por la trabajadora que menos ha cobrado, que si a los 5.700 euros le añadimos los dos meses de su sueldo la diferencia entre lo que cobró el señor Valent y una de las trabajadoras no es equivalente a sus responsabilidades», dice el portavoz de Convergència, Joan Ramon Mateu, quien pide «transparencia e información» y recuerda que «uno de los compromisos de Estrany campaña electoral era repartir las horas extras entre los trabajadores».

El Ajuntament de Pollença celebró ayer una comisión informativa sobre el festival de cara a aclarar si ha habido «anomalías» en la fiscalización de la última edición y decidir las condiciones en que se programará el 2013.

Estrany informó al concluir la reunión de que están a la espera de un nuevo informe de Intervención tras recibir nueva documentación del director artístico Joan Valent.