Previous Next
0

El mundo del cómic vuelve a convertirse en vehículo para hacer llegar a los más jóvenes la historia de Balears. En esta ocasión, el dibujo de Max y Pau se une en La Cova des Mussol para trasladar al lector hasta Menorca en un viaje didáctico hasta la época talayótica.

El álbum, con guión de Marc Ferré, se ha publicado cuatro años después de El Bosc Negre. Una aventura talaiòtica y ha sido coordinado por el equipo del Museu de Son Fornés, en Montuïri, responsable de la investigación arqueológica en esta cavidad menorquina descubierta a finales de los noventa.

Los autores han recurrido a la ficción para explicar al lector cómo era la vida en aquella época. «El punto de partida era un náufrago, una mujer, que llega a las costas de Mallorca. Allí conoce a la tribu de Son Fornés. Este personaje lleva un colgante, que una hechicera reconoce y lo vincula a Menorca», avanza el dibujante Francesc Capdevilla, Max. De esta forma, el cómic que nació en Mallorca hace cuatro años se traslada ahora a Menorca, a la Cova des Mussol.

En esta ocasión, y a la inversa que en El Bosc Negre , Pau se ha encargado de la planificación de la obra, de los diálogos y del dibujo, mientras que Max es el responsable de los fondos. «Hemos viajado a Menorca para ambientarnos y presentar un material didáctico del todo realista», detalla Max. Así, han estudiado los paisajes, pero también la morfología de las navetas, los utensilios y la vegetación de la época para «encontrar la manera más exacta de recrear el paisaje de Menorca». Los dibujantes comparten muchos referentes y gustos en el cómic; no obstante, Pau ha tenido que hacer un esfuerzo para adaptarse al personaje que modeló en el primer álbum Max. «Pau ha descubierto una ramificación de su estilo que le gusta y que ha empezado a utilizar en otros trabajos», comenta el Premio Nacional de Cómic.

La Cova des Mussol ha sido editado por el Consell de Menorca y se hará llegar a las escuelas de la Isla. En Mallorca, se puede encontrar en el Museu de Son Fornés, donde se presentará la próxima semana.

Según recuerda Max, en dicha cueva «se hallaron unas piezas únicas en Europa y con ellas se hizo una exposición hace unos años» en este centro arqueológico de Montuïri. Ahora el álbum, de 36 páginas, contribuirá a difundirlas.