Margalida Moner, Joan Rotger y Jaume Colomer presentaron el nuevo plan del Principal.

42

Aunque en la reconversión que el Partido Popular ha anunciado para el Teatre Principal figuran dos nuevos cargos de confianza, una lectura de los estatutos de la Fundación por la que se gobierna el citado teatro deja claro que sólo prevén uno, el de director-gerente, que también oficia de secretario en las reuniones del patronato en las que tiene voz, pero no voto.


Según ha podido saber este diario, en el nuevo organigrama de la plantilla, que tendrá que aprobar el patronato, donde el PP es mayoría, figura un área de dirección y gerencia en la que, además de Margalida Moner, actualmente la máxima responsable del Principal, se contempla la existencia de un director artístico y de un ayudante de dirección de escena. Estos dos puestos, según fuentes próximas al patronato, son considerados cargos de confianza.


Al menos así se comunicó a los miembros del citado órgano en la reunión mantenida anteayer, en la que se les puso al día del nuevo rumbo que se quiere dar al Principal, unos cambios en los que figuran el despido de nueve trabajadores, al que se podría unir el de los seis profesores de los coros si, finalmente, se confirma que la gestión de los mismos dejará de depender de la Fundació.


En este sentido, los Amics d l'Opera del Teatre Principal se pusieron ayer en contacto con este diario para negar que la entidad pretenda llevar la gestión de los coros, como contaron algunas fuentes. «En absoluto tenemos intención de gestionar nada con carácter externo; nosotros estamos dispuestos a asesorar si nos preguntan», dijo Francisco Cañellas, vicepresidente de la entidad.


Volviendo al teatro, los estatutos señalan que «el director gerente de la Fundació tendrá la formación académica y técnica adecuada para el ejercicio de sus funciones».