Imagen del monasterio de Bellpuig, en Artà. | Assumpta Bassa

0

El Consell de Mallorca pretende rehabilitar esta legislatura el monasterio de Bellpuig (Artà) para que sea una pieza neurálgica de las rutas de turismo cultural con su apertura al público, según informa hoy la institución insular tras una visita al lugar de su presidenta, Maria Salom.

Salom ha estado acompañada del vicepresidente de Cultura, Patrimonio y Deportes, Joan Rotger, el secretario general técnico de este departamento, Miquel Barceló, y técnicos y expertos en patrimonio de la institución insular, informa el Consell en un comunicado.

La nota indica que Bellpuig se fundó en el segundo cuarto del siglo XIII y es uno de los pocos monasterios premostratenses que perduró hasta el año 1.425 en Mallorca.

Sede de la Orden de los Canónigos Regulares Premonstratenses, su estructura se caracteriza por la precariedad de medios económicos y la simplicidad formal de los inicios del gótico, con reminiscencias decorativas del románico.

Desde que la familia Truyols Rovira donó al Consell el antiguo monasterio en 1998, el gobierno insular ha llevado a cabo diversas actuaciones.

Entre ellas, cabe destacar la realización de campañas de excavaciones arqueológicas, aún hoy inacabadas, con el objetivo de investigar el proceso evolutivo de las construcciones que había en el pasado y la detección de posibles asentamientos anteriores al siglo XIII.

A la vez, en 1999, el Consell puso en marcha la primera fase de la restauración de la antigua iglesia, que en su momento consistía en una construcción de planta rectangular y de nave única sin ábside, con una ventana.

Posteriormente, en 2001, la institución convocó un concurso de ideas para la construcción del centro de documentación e interpretación de la repoblación en Mallorca, que acogió la presentación de un total de 48 proyectos.