Alexandre Ballester fue un prolífico autor teatral, aunque abordó distintos géneros literarios.

8

Con la muerte del dramaturgo Alexandre Ballester, sa Pobla se ha quedado sin su cronista oficial, sin la persona que, como recordaba ayer otro escritor pobler y amigo suyo, Miguel Segura, había puesto todo su cariño en esa popular villa, a la que había llegado con sus padres procedente de Catalunya cuando sólo tenía un año, y de la que ha sido durante tantos años embajador oficioso. Ballester, que había nacido en el año 1934 en Gavà, en el Baix Llobregat, falleció ayer en el Hospital de Inca. Hoy, a las 18.30, tendrá lugar el entierro de sus restos mortales en el cementerio de sa Pobla y a las 20.00 se celebrará un funeral por su alma en la iglesia de la localidad, donde una plaza lleva su nombre.


El nuevo alcalde pobler, Biel Serra, comunicó ayer que el Consistorio celebrará hoy, a las 10.00, un pleno extraordinario en memoria del escritor en el que se acordará declarar la jornada de duelo y se le hará un reconocimiento público. Además, sus paisanos podrán dejar escritas sus condolencias en un libro de firmas que se instalará en la Casa Consistorial.

Noticias relacionadas


Alexandre Ballester no apareció este año en el reportaje que, anualmente, publica este diario en abril con motivo del Dia del Llibre. Su precario estado de salud no le permitió trasladarse a Palma para responder a una invitación a la que siempre acudía, a pesar de que no conducía y de que se trasladaba en taxi hasta Ciutat. La fotografía de los escritores en el Sant Jordi de 2011 tiene el hueco de su ausencia y del buen humor que siempre irradiaba durante la sesión de fotos colectiva. La última imagen pública de Ballester se pudo ver el pasado mes de mayo, cuando acudió a recoger un premio que le entregó la Associació de Teatres Públics de Balears en el Auditori d'Alcúdia.


Un mes antes, el Encontre d'Escriptors de sa Pobla le rendía homenaje y cabe recordar que el Consistorio convoca un premio de narrativa con su nombre.


En marzo de este año se celebraba en Can Alcover de Palma una lectura dramatizada de su último libro, Un no res d'eternitat, publicado por Lleonard Muntaner y la Obra Cultural Balear, con el que se ha cerrado su prolífica carrera de dramaturgo. Ballester, que también fue poeta y narrador, había optado por quedarse en Mallorca a una trayectoria literaria de mayor reconocimiento si hubiera regresado a Catalunya, recordaba ayer uno de sus colegas. Como autor de teatro fue un avanzado, con obras que analizan lo más recóndito del alma, con las que recibió varios premios de teatro en lengua catalana. En su palmarés figuran, entre otros, el Ciutat de Palma (1966), el Josep Maria de Sagarra (1967), el Born de Ciutadella (1983), el Teatre Principal (1987) y el Premi Ramon Llull del Govern (2005).