Llum Barrera y Aina Frau posaron hace unos días en la Gran Vía madrileña. | José Sevilla

0

Dos actrices mallorquinas coinciden desde el año pasado en la Gran Vía madrileña en sendas y desternillantes comedias. Llum Barrera (Alcúdia, 1968) en Glorious , la peor cantante del mundo (Pequeño Teatro Gran Vía) y Aina Frau (Port de Pollença, 1944) en Toc Toc (Príncipe Gran Vía), con exitazo de público tras dos años en cartel. En el caso de Frau, más de 150.000 personas han disfrutado de seis personajes con trastornos obsesivos compulsivos. Mientras que Barrera se esmera en cantar mal para hacer las delicias de un público que se enamora de una cantante friki de principios del siglo XX.

-Dos mallorquinas en la Gran Vía, el Broadway español.

Llum Barrera: Aina es más mallorquina; ella es de raza y yo forastera, nacida en Mallorca, hija de cacereño y salmantina. Compartiendo obra en Barcelona y nos hicimos hermanitas para siempre.

Aina Frau: Llum y yo somos muy amigas. En 2009 vivimos juntas en un piso de Barcelona durante los cuatro meses que duró la representación de Mort de Dama .

-¿Qué se siente al actuar en esta plaza tan emblemática?

L. B. Transita mucha gente que mira el cartel y eso es bueno para el ego. Hace gracia estar en el pequeño Broadway de España. Me encantaría actuar en los teatros Lara, María Guerrero o Español. Lo bueno de Madrid es que tiene muchos teatros con solera como el Principal de Palma.

A. F. Hay muchos teatros y musicales. Los fines de semana acude gente de Cuenca, Ciudad Real… que viene a pasar el fin de semana y alguien les ha dicho 'id a ver Toc, toc que os lo pasaréis bien'. Acaba la obra y siguen con las carcajadas. Cuando está lleno, la gente no nos oye de tanto que ríe.

-Empezaron casi al mismo tiempo, en agosto y septiembre del año pasado, en la Gran Vía.

L. B. Y nos preguntamos cómo va la taquilla, salimos a cenar juntas, hacemos vida social.

-¿Llum, ha visto Toc Toc?

L. B. Me gustó mucho. Nunca había visto a Aina trabajando en una comedia. Y está muy divertida haciendo el animal. Glorious, la peor cantante del mundo es una comedia musical atípica porque se trata de cantar mal. Actuamos en dos obras de éxito porque en época de crisis comedia, terror y ciencia ficción funcionan bien; así la gente se evade.

-Aina, ¿es difícil cambiar de registro habiendo sido siempre una actriz dramática?

A. F. No. Además, Esteve Ferrer es un director estupendo que te ayuda. Él dice que, aunque provoques la risa, debes sufrir con el 'toc' que padeces. Todos los actores lo pasamos mal con nuestra patología. Que luego la gente se ría es otro tema.

-Y Llum, ¿el personaje de Florence Foster Jenkis no le da pena?

L. B . -La pena es no tener una máquina del tiempo para poder conocerla. Debía de ser una persona deliciosa, muy friki . Su hobby era cantar y lo hacía tan mal que no se daba cuenta, aunque disfrutaba mucho de ello. Había una legión de gente que la seguía por su manera particular de entender la música. Convencer a personas haciéndolo tan mal… es porque tenía un ángel que enamoraba al público. La gente sale del teatro emocionada y enamorada del personaje. Murió un mes después de llenar el Carnegie Hall con 3.000 personas -reventa incluida- que fueron a ver a una mujer cantar muy mal.

-El público disfruta de dos comedias de altura con las que durante dos horas olvida la crisis.

L. B. Se ríe mucho. Los que me conocen dicen que soy una gamberra haciendo de la peor cantante del mundo.

A. F. La gente se lo pasa muy bien. Hay clientes, como les llamo yo, que vienen ya predispuestos a ver una comedia y reírse, empiezan y no paran y se quitan las lágrimas de tanto reír. Y creo que les hace falta porque estamos en una época en que se pasa mal. Es una alegría hacer algo que funciona y haces lo que te gusta hacer.

-¿En Mallorca las posibilidades de vivir como actriz son reducidas?

L. B. Llevo once años en Madrid por una opción personal que tomé. Creo que puedes vivir del teatro en Mallorca. Hay menos trabajo, pero también menos gente con la que competir. En Madrid hay muchísimas actrices y no tantos papeles femeninos. Si me saliera algo interesante en Mallorca, lo haría.

A. F. He vivido más de 40 años en Madrid y siempre he conseguido papeles en el teatro, cine y televisión. Ahora he trabajado en Bandidas . En Mallorca no se podía vivir de esto. Podías hacer una función con Xesc Forteza de tanto en tanto, y ya está.