Joan Perelló, Mari Cruz Rivera y Bernat Isern posaron en la entrega del Siurell. | Jaume Morey

Joan Perelló, consejero delegado de la empresa biotecnológica Sanifit, fue el portavoz de todo el equipo formado por diez trabajadores, y agradeció el premio porque el jurado lo concedió    antes de conocerse la adquisición de la empresa por parte de la farmacéutica suiza Vifor Pharma, una operación que se anunció días atrás. «No estamos acostumbrados a estas grandes aclamaciones», señaló Perelló cuando recogió el Siurell de manos de María Cruz Rivera, directora territorial de CaixaBank en Balears.

«Quiero hacer cuatro agradecimientos. En primer lugar, a la UIB, donde Bernat y yo hicimos el doctorado. Al crear Sanifit, recogimos la investigación y el conocimiento para transformarlo en un medicamento. En segundo lugar, a los enfermos. Todo lo que hacemos, lo hacemos para tratar enfermedades raras que a día de hoy no tienen cura», señaló. En tercer lugar, mencionó a los inversores. «Son personas que podrían poner su dinero en cualquier otro sector, pero apuestan por la investigación y la biomedicina. Y esta apuesta da un retorno no solo a los inversores, sino a todo el Estado español», indicó Perelló acompañado en el escenario por Isern.

Finalmente, quiso agradecer públicamente el esfuerzo realizado por el equipo humano que forma Sanifit. «La gente de los despachos no tiene visibilidad y debería tenerla. Así que os haré pasar vergüenza y os pediré que subáis», dijo dirigiéndose al equipo de Sanifit presente en el acto, para a continuación recibir una calurosa ovación por parte de todo el auditorio.

Siurell Iniciativa Científica i Tecnològica
Méritos

Sanifit es una spin-off de la UIB reconocida a nivel internacional por el SNF 472, una molécula que es un potente inhibidor de las calcificaciones cardiovasculares.