Imagen de Rafael Nadal durante un entrenamiento previo a su debut este lunes en Roland Garros. | Roland Garros

0

Rafael Nadal abre este lunes día 23 de mayo su participación en Roland Garros ante el australiano Jordan Thompson. El mallorquín, que encendió las alarmas en Roma tras terminar con una visible cojera por culpa de su lesión crónica en el pie izquierdo, encara un camino muy complicado sobre la tierra parisina y ha subrayado la necesidad de centrarse únicamente en su primer partido para tratar de acumular buenas sensaciones y calibrar su estado físico. A pesar de que los resultados recientes hacen que no sea tan favorito como en anteriores ediciones, su dominio ejercido en la arcilla gala siempre ocupa un lugar de privilegio en cualquier pronóstico.

Noticias relacionadas

Rafael Nadal debuta en Roland Garros 2022 este lunes en el tercer turno de la Philippe Chatrier, por lo que su partido ante Jordan Thompson arrancará alrededor de las 15:00. El encuentro se podrá seguir en directo por televisión a través de Eurosport. Será la segunda vez que el mallorquín y el australiano se vean las caras y la primera que se enfrenten sobre tierra batida. El balear se impuso en su único duelo y parte como claro favorito ante un jugador que sólo ha ganado un partido en los cuatro torneos sobre tierra que ha disputado este año.

El 2022 pintaba histórico para el de Manacor, con su regreso tras seis meses precisamente intervenido de esa lesión crónica en el pie. Nadal reapareció en Australia y, después de ganar la cita de ensayo en Melbourne, conquistó su 21º 'grande'. También levantaría el título en Acapulco, pero la racha de 20 victorias seguidas terminó en la final de Indian Wells por una costilla rota. La lesión le rompió el ritmo y le dejó fuera de combate seis semanas, justo a las puertas de la importante gira sobre tierra. El balear se tuvo que saltar Montecarlo y Barcelona y reapareció en Madrid con las cuentas claras. Nadal inició una mini pretemporada con el objetivo de llegar bien a Roland Garros, coger ritmo tras no poder ni moverse durante varias semanas por la costilla.