Imagen de Rafa Nadal durante su partido contra el canadiense Denis Shapovalov. | DEAN LEWINS

2

La fortaleza mental ha vuelto a salvar a Rafa Nadal cuando todo estaba casi perdido. En los cuartos de final del Abierto de Australia el tenista canadiense Shapovalov y el calor le tenían contra las cuerdas, pero Nadal volvió a demostrar que se crece y sigue luchando cuando cualquier otro daría el partido por perdido. Aún así, todo tienen un precio y el tenista mallorquín tuvo que pagar bien caro su pase a semifinales: «perdió cuatro kilos tras el partido» debido al golpe de calor que sufrió, explicaba su actual entrenador Carlos Moyà.

Obviamente no se trata de ninguna dieta milagrosa ni nada del estilo. Es más, puede tener unos efectos nefastos para la salud. El de Manacor perdió ese peso fruto de una deshidratación severa. La combinación de calor y humedad de Australia sumado al ejercicio extenuante propio de un partido así llevó a Nadal hasta al límite. Las consecuencias de un golpe de calor con las que el tenista debió lidiar parecen casi incompatibles con terminar un partido de tenis: sensación de debilidad, calambres, dolor de cabeza, mareos, aceleramiento del corazón, hiperventilación... pero claro, estamos hablando de Rafa Nadal.

Noticias relacionadas

El balear necesitó la asistencia del fisioterapeuta durante el transcurso del cuarto set y se retiró a los vestuarios tras la finalización de esta manga. Para combatir el golpe de calor, según los especialistas, el mejor tratamiento 'in situ' es enfriar rápidamente el cuerpo del deportista con agua fría o hielos. No es la primera vez que Nadal sufre un percance de estas características durante un partido. En 2015, el mallorquín se vio obligado a retirarse del Masters 1.000 de Miami por el mismo motivo.

Agua de mar para hidratarse durante el partido

El tenista mallorquín bebe desde hace unos años agua de mar durante los partidos. Un agua que procede de los Laboratorios Quinton, concretamente se trata de la marca Totum Sport. Esta agua ayudaría a Nadal a luchar contra la deshidratación, los calambres y las lesiones musculares gracias a los electrolitos, unos minerales, que le aporta esta bebida.